11/10/2010

Ni gobierno ni sindicato hicieron nada por un rescate en Pasta de Conchos

A diferencia de Chile, aquí “no hay acceso a la verdad”: OFPC



Por Guadalupe Cruz Jaimes

México, DF. 11 oct. 10 (CIMAC).- A diferencia de las acciones gubernamentales, para mantener con vida, y rescatar a los 33 mineros en Chile, atrapados desde agosto pasado, el gobierno mexicano suspendió las labores de rescate dos días después del siniestro registrado en Pasta de Conchos, Coahuila, donde quedaron atrapados 63 trabajadores del carbón.

En el país, “ni las autoridades, ni el sindicato, se interesaron por generar las condiciones para salvar la vida de 63 trabajadores del carbón”, cuyos restos permanecen sepultados, dijo en entrevista Cristina Auerbach, de la Organización Familia Pasta de Conchos (OFPC).

La misma semana de la tragedia, registrada el 19 de febrero de 2006, los rescatistas dijeron que se suspendieron las obras porque estaban en espera de equipo proveniente de Estados Unidos, que no llegó.

Conforme pasaron los días, y la demanda de rescate de las familias, las autoridades argumentaron que “el agua podía estar infectada, luego que había gas y después que había demasiada agua”. A pesar de que estas son problemáticas de las minas de carbón, “no buscaron cómo revertir esas condiciones, e intentar un rescate”.

Sin embargo, “desde un principio, Minera México y el gobierno estatal y federal nos mintieron, dijeron que ocurrió una gran explosión y que los mineros habían fallecido, que hasta se habían desintegrado.

Poco a poco, la verdad se impuso: la realidad es que cuando se rescataron a los únicos 2 trabajadores de 65, éstos estaban completos, no estaban quemados”, señalan María Trinidad Cantú y Raúl Villasana, papás del minero caído Raúl Villasana Cantú, en un comunicado a propósito de lo que ocurre en Chile.

Auerbach mencionó que a diferencia de países como Colombia y Perú, donde han ocurrido este tipo de siniestros, en México “no hay acceso a la verdad”, no se reconoce cuando las minas eran clandestinas, si empleaban menores de edad, y quienes son los responsables, como ocurrió en Pasta de Conchos.

Para las autoridades, aseveró, “es más fácil darlos por muertos o esperar un milagro, como salió a decir Vicente Fox (entonces presidente del país), que planear y llevar a cabo un rescate, como ocurre en Chile”.

La diferencia no sólo consiste en el actuar del gobierno mexicano, también en el Sindicato Minero, que en el país no buscó el rescate de los trabajadores del carbón, por el contrario “vendía contratos de protección a Minera México, de Grupo México”, con lo que aportaba al tejido de corrupción, que pone en vilo la vida de los mineros, afirmó la integrante de OFPC.

Por “fortuna”, el gobierno de Chile cumple con su obligación de rescatar a los 32 mineros chilenos y a un boliviano, este hecho, será llevado como un elemento más ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para que el Estado mexicano explique porqué no planeó un rescate de los mineros para mantenerlos con vida como ocurre en Chile.

El rescate de los mineros en Chile, que se llevará a cabo la primera hora de próximo miércoles, para el que hay disponibles tres cápsulas fabricadas por una división de la Armada de Chile, que miden 3,95 metros de alto y pesan unos 460 kilos, es un ejemplo de cómo se debe actuar en una emergencia, concluyó Auerbach.

Acerca del rescate, Trinidad Cantú reconoció la perseverancia de las familias de los mineros atrapados: “una como madre, siempre espera una buena noticia. Siempre estamos esperando a nuestros hijos. Sabemos que ustedes como madres, esposas, hijos, hermanos, familiares y amigos siempre les han esperado y animado para volver, sabemos y reconocemos que no se han cansado y que la hora del contento está cerca”.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario