09/02/2011

Dos hermanos y la esposa de uno fueron secuestrados el lunes en su propio domicilio

Exigen en Juárez la presentación de los familiares de activista asesinada

Protestan frente a la delegación de la PGR; acusan a policías de acoso sistemático

Foto
Agentes federales y soldados revisan el sitio donde fueron abatidos dos sujetos, tras un enfrentamiento en el que lograron detener a otros cuatro presuntos sicarios, en una colonia proletaria del municipio de Juárez, en las cercanías de Monterrey, Nuevo LeónFoto Reuters

Rubén Villalpando
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 9 de febrero de 2011, p. 10

Ciudad Juárez, Chih., 8 de febrero. Familiares, amigos e integrantes de organizaciones no gubernamentales instalaron un plantón frente a la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) para exigir la presentación con vida de las tres personas secuestradas el lunes, que son parientes de la activista Josefina Reyes Salazar, asesinada en enero de 2010 al igual que su hijo Julio César un año antes, y su hermano Rubén, en agosto pasado.

Con pancartas, mantas y volantes, decenas de manifestantes exigieron a las autoridades aclarar el paradero de Malena, Elías Reyes y su esposa, Luisa Ornelas, quienes fueron privados de su libertad el lunes a las 16 horas.

Ese día, hombres fuertemente armados, que vestían uniformes de tipo militar, llegaron en tres camionetas al domicilio de esas personas –ubicado en el poblado Juárez y Reforma, del Valle de Juárez, a 30 kilómetros de esta ciudad–, derribaron las puertas, irrumpieron en la vivienda y se los llevaron.

¡Vivos se los llevaron y vivos los queremos!, clamaban ante las oficinas de la PGR. Recordaron el asedio que han sufrido parientes de Josefina Reyes desde que ésta denunció la desaparición de su hijo Miguel Ángel en 2008, y el asesinato de su otro vástago, Julio César, en 2009, que antecedieron a tres allanamientos militares del domicilio familiar.

Convertida en activista contra la militarización, Josefina Reyes fue asesinada el 3 de enero de 2010 en una fonda del Valle de Juárez. El 18 de agosto del mismo año, su hermano Rubén también fue ultimado a tiros, y ahora tememos por la vida de Malena, Elías y su esposa, expresaron los denunciantes.

Los manifestantes pintaron en los muros de la dependencia frases de repudio a los crímenes contra la familia Reyes, mientras policías federales captaban fotografías de la protesta.

Acerca del anuncio de la fiscalía general del estado de Chihuahua, de que ya se investiga la triple privación de la libertad, los manifestantes advirtieron que el acoso sistemático de que es objeto la familia Reyes Salazar es instrumentado por agentes federales y estatales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario