09/02/2011

Familiares de víctimas inocentes aún esperan justicia, señala

Sedena, la que acumuló más quejas en 2010: Plascencia
Foto
El ombudsman nacional, Raúl Plascencia Villanueva, entrega en Los Pinos su informe al presidente Felipe Calderón; atestigua Margarita Zavala, esposa del mandatarioFoto María Luisa Severiano
Claudia Herrera Beltrán,
Periódico La Jornada
Miércoles 9 de febrero de 2011, p. 7

La mayoría de los familiares de personas muertas en 2010, como resultado de los enfrentamientos de la delincuencia con las fuerzas de seguridad, y que eran ajenas a la comisión de delitos o a los operativos, aguardan que se haga justicia, expuso ayer el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia.

Al insistir en que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fue la institución con más quejas en 2010, explicó que el año pasado la sociedad mexicana experimentó momentos difíciles, derivados de la violencia del crimen organizado y de su enfrentamiento con las autoridades. El resultado, añadió, fue un aumento considerable de muertes violentas.

Ante al presidente Felipe Calderón, el ombudsman planteó en su informe anual que estas estrategias requieren de una constante evaluación, que mida el desempeño de la seguridad con plena observancia de las garantías individuales. No existe justificación alguna para que so pretexto de garantizar una efectiva seguridad pública se violen los derechos humanos, expuso.

Calderón coincidió en afirmar que no existe justificación para que se violen garantías en esta lucha y su gobierno es el primero en reconocer que la única fuente de autoridad, credibilidad, legitimidad y fuerza moral para aplicar la ley es hacerlo en el marco de la protección de los derechos humanos.

En Los Pinos, el mandatario ofreció corregir lo que sea necesario y aseguró que su administración trabaja para impulsar la protección y promoción de los derechos humanos en sus propias instituciones de seguridad, y las fuerzas armadas, por ejemplo, ya están capacitando a su personal desde hace dos años.

Plascencia dio a conocer una lista de las instituciones más señaladas en los expedientes de 16 mil 66 quejas presentadas el año pasado: en primer lugar se ubicó la Sedena (mil 415), después el Instituto Mexicano del Seguro Social (mil 83), la Policía Federal (595), la Procuraduría General de la República (537), el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Seguridad Pública (480) y el Instituto Nacional de Migración (389).

De las 86 recomendaciones dirigidas a 115 autoridades, el Ejército fue el que más recibió (22), ISSSTE (ocho), SSP (ocho), Congreso de Oaxaca (siete) y Secretaría de Marina (seis). Los principales hechos violatorios fueron trato cruel, inhumano o degradante (24), prestar indebidamente el servicio público (23), detención arbitraria (21) y faltas a la legalidad (19).

Entre las 20 autoridades que no aceptaron los exhortos se encuentran Conagua, SSP, Pemex, los gobernadores de Chihuahua y San Luis Potosí. Plascencia aclaró que, en el caso de Marina, que había rechazado tres recomendaciones, con posterioridad aceptó su contenido.

Sobre el tema migración, el ombudsman nacional mencionó los homicidios y secuestros masivos, como los sucedidos en los estados de Tamaulipas y Oaxaca.

Calderón reconoció a su vez que en este tema tenemos mucho qué hacer para mejorar muchísimo el trato hacia ellos: la legislación, el sistema de visas y erradicar cualquier práctica de corrupción.

Críticas de ONG

El trabajo de la CNDH ha sido insatisfactorio en diversos aspectos, particularmente en lo que se refiere a violaciones graves, muchas ocurridas como parte de la guerra contra el narco, afirmaron activistas de organizaciones independientes.

Gloria Ramírez, presidenta de la Academia Mexicana de Derechos Humanos, señaló que uno de los aspectos menos afortunados ha sido el relativo a los feminicidios en el estado de México, ya que la asistencia del ombudsman a un acto del gobernador Enrique Peña Nieto, quien se resistió a aceptar la declaratoria de alerta en la entidad, deja una mala imagen del organismo.

A su vez, Abel Barrera, coordinador del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, consideró que al analizar la actuación de la comisión, no vemos cuentas alegres, sino un saldo que demuestra su ineficiencia. De las más de 16 mil quejas que ha recibido, sólo en 86 emitió recomendaciones, que no siempre fueron aceptadas o cumplidas.

Con información de Fernando Camacho Servín

No hay comentarios.:

Publicar un comentario