16/02/2011

En poblaciones alejadas los caciques y sus familias se quedan con los recursos, afirman

Los más pobres de los más pobres, sin acceso a programas sociales: investigadores

La gente afectada no sólo requiere dinero, sino empleo y esquemas productivos, aseguran

Foto
En los pasados cuatro años el número de personas en pobreza alimentaria creció en 8.3 milonesFoto Jesús Villaseca
Angélica Enciso L.
Periódico La Jornada
Miércoles 16 de febrero de 2011, p. 15

Aunque anualmente se destinan alrededor de 10 mil millones de dólares a programas de combate a la pobreza, los más pobres de entre los más pobres carecen de apoyos sociales, ya que viven en comunidades donde no hay clínicas ni escuelas.

El programa Oportunidades no fue pensado para ellos, y en muchos casos los caciques locales y sus familias se quedan con los recursos de los programas, señalan expertos en relación con el nivel de pobreza que viven localidades como Cochoapa el Grande, Guerrero.

Tan sólo en los pasados cuatro años el número de personas en pobreza alimentaria creció en 8.3 millones, por lo que actualmente hay alrededor de 21 millones de mexicanos que viven en esa condición, sostuvo Genaro Aguilar, investigador de la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional y miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Explicó que anualmente se invierten cerca de 10 mil millones de dólares en el combate a la pobreza en México, y esto haría suponer que en un horizonte de mediano y largo plazos el resultado fuera una disminución en esa situación, pero en los cuatro años recientes ha aumentado. Esto significa que el gobierno aplica una política económica cuyo resultado es el incremento de la miseria, debido a que hay falta de empleo y de crecimiento económico.

En entrevista sostuvo que el diseño de programas públicos no se hace de manera adecuada en virtud de que no se atacan las causas de la pobreza. Oportunidades no soluciona el problema de la transmisión intergeneracional de la pobreza ni ayuda a terminar con ella. En estudios de casos se ha encontrado que los recursos de los programas se los quedan caciques locales y sus familias.

Explicó que para acabar con la pobreza se deben dar habilidades a las personas. Oportunidades intenta, pero no lo logra, porque no hay un sistema educativo de calidad que permita dar a la población capacidades necesarias para salir de la pobreza; éste es el problema en lugares como Cochoapa el Grande.

Sumado a ello, agregó, está el hecho de que los más pobres no tienen acceso a medios de producción necesarios para entrar exitosamente al medio rural y tener ingresos más elevados. La distorsión histórica es que los programas se generaron como parte de una política asistencialista. Son compensatorios de la política económica.

Araceli Damián, investigadora de El Colegio de México, consideró que la situación de la pobreza en el medio rural tiene el problema de que se da en zonas dispersas, donde es difícil proporcionar servicios e infraestructura.

Oportunidades, el programa más importante del gobierno federal, no soluciona el problema y lo que hace es dar un beneficio económico bajo el supuesto de que la población que vive en esas zonas lo único que requiere es ingreso, pero en realidad necesita empleo, esquemas productivos y que se genere una actividad económica que le permita desarrollar sus capacidades.

Con este programa se pensó en características de la pobreza que no corresponden con la realidad. Los más pobres de los más pobres, sin clínica de salud o escuela, no acceden a los recursos porque no pueden cumplir con los requisitos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario