20/02/2011

Un lustro de la tragedia en Pasta de Conchos


Deudos de los mineros denuncian abandono de empresa y gobiernos

La firma condiciona entrega de becas, acusan; Moreira nunca nos atendió

Foto

Familiares de los fallecidos protestaron en CoahuilaFoto Lilia Ovalle



Foto
Deudos de los mineros caídos hicieron una pequeña procesiónFoto María Luisa Severiano

Lilia Ovalle
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 20 de febrero de 2011, p. 2

San Juan de Sabinas, Coah., 19 de febrero. A las 2:10 horas se guarda un minuto de silencio. Luego, en la oscuridad de la madrugada, los familiares de los 65 mineros muertos en la explosión ocurrida el 19 de febrero de 2006 hacen sonar el claxon de sus automóviles, para no olvidar el momento exacto que marcó sus vidas.

Se abrazan bajo la mirada de la policía municipal, que vigila la entrada principal de la mina 8, conocida como Pasta de Conchos, donde permanecen los restos de 63 mineros. La orden: que nadie pase sin permiso.

En el campamento instalado en la entrada principal de la veta, viudas, hijos, padres y obreros solidarios provenientes de otros estados piden una vez más la recuperación de los cuerpos, labor que suspendieron el gobierno federal y la compañía Minera México, concesionaria del socavón, días después de la tragedia.

Las viudas denuncian que las becas para sus niños otorgadas por la empresa se mantienen, pero condicionadas.

Elizabeth Castillo indica: “tengo entendido que las becas se otorgaron por orfandad, pero ahora son por calificación.

Del gobierno estatal ya tenemos dos años que no nos entregan las becas o algún otro beneficio (que se comprometieron a dar); cuando fuimos a buscar al gobernador, que era Humberto Moreira, nunca nos atendió.

Castillo señala que los gobiernos federal y estatal son omisos con los deudos, “a pesar de estar comprobado que se cometió un crimen industrial, en tanto que Grupo México permanece en la impunidad.

¿Qué esconden en esta mina tanto (el ex presidente Vicente) Fox, porque nunca vino, como (Felipe) Calderón, que jamás se ha aparecido por acá? La empresa ya ni siquiera nos mira.

En el ir y venir de los adultos se cuentan historias: Ángela Sararí Álvarez Olvera tenía apenas dos años cuando su abuelo, papá Chuy, no volvió a casa. Su padre, Miguel Ángel Álvarez Salazar, recuerda que la niña se perdió en el caos de la búsqueda y fue encontrada aferrada a la reja de la mina, gritando. Fue grabada entonces en un video, hoy testimonial de lo que califican de homicidio industrial.

A las 10:15 por fin los accesos a la mina se abren a una comitiva para preparar la misa.

Un altar improvisado se coloca frente al retablo donde rezaban los mineros antes de entrar a las entrañas de la tierra. Allí penden los recuerdos. Las flores y las fotos marchitas sobreviven al polvo mezclado con hollín del carbón.

Las coronas reiteran el cariño por los mineros. A Julián Martínez su esposa lo recuerda con amor. La familia Cruz Gutiérrez piensa en su patriarca. A Ricardo Hernández lo sigue esperando su familia. Más adentro se lee: Vea, escuche, piense, viva con seguridad.

Los párrocos de Nueva Rosita, Juan Andrés Dávila de León, y de Piedras Negras, Armando Guerrero Espino, justifican las ausencias: El obispo (Alonso Garza Treviño) está con nosotros. Y una mujer pregunta: ¿Dónde?

Guerrero Espino pide a gobierno y empresarios atender las demandas de seguridad laboral para que no continúe la historia de tragedias mineras en Coahuila. Deberían hacerlo, sostiene, porque los trabajadores han contribuido a la riqueza del país y se debe velar por ellos.

Comisiones de obreros procedentes de Chihuahua, Colima, Durango, Nayarit, Chiapas y Nuevo León, y de secciones sindicales de Coahuila, expresan su solidaridad a los deudos. La gran familia que constituyó Pasta de Conchos llega en caravanas a San Juan de Sabinas.

En cambio, ni autoridades estatales o federales estuvieron en la ceremonia, y los representantes de Grupo México no hicieron pronunciamiento oficial.

En Saltillo, el secretario de Gobierno de Coahuila, David Aguillón Rosales, apremió a la Federación a hablar con la verdad a los deudos de los mineros muertos, y decirles de una vez por todas si es viable recuperar los restos.

Dijo que mientras Gobernación dialoga con grupos de familiares de los mineros que exigen el rescate de los cadáveres, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) reitera que es imposible hacerlo.

La STPS señaló este sábado que razones científicas impiden recuperar los restos.

Si en realidad el gobierno federal está resuelto a hacer un esfuerzo para tratar de atender la demanda de rescate que han venido planteando los familiares, pues que de inmediato se pongan en marcha las medidas necesarias para lograrlo, pero de lo contrario que se les diga claramente cuál es la situación, que se les hable con la verdad, insistió el funcionario estatal.

Por separado, el gobernador Jorge Torres López exigió a la STPS incrementar la vigilancia y la supervisión en las minas de carbón de Coahuila, pues cinco años después de la tragedia en Pasta de Conchos siguen ocurriendo desgracias.

Con información de Leopoldo Ramos, corresponsal en Saltillo

El gobierno federal pretende ocultar la negligencia de Grupo México: sindicatos

Carolina Gómez Mena
Periódico La Jornada
Domingo 20 de febrero de 2011, p. 4

Sindicatos y federaciones nacionales e internacionales recordaron a los 65 mineros que murieron en Pasta de Conchos hace un lustro por la negligencia de Grupo México, y reprocharon el argumento esgrimido por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) de que el rescate de los cuerpos no se realiza porque existen razones científicas que sustentan la imposibilidad de hacerlo.

En un mitin realizado en el Monumento a la Revolución, convocado con motivo de la clausura de la semana de solidaridad que agrupaciones sindicales de Estados Unidos y Canadá desplegaron en favor de los gremios democráticos de México, sostuvieron que se pretende ocultar las verdaderas causas del siniestro y proteger a dicha empresa.

Participaron en el mitin integrantes de los sindicatos Mexicano de Electricistas (SME) y minero, así como de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), del Frente Auténtico del Trabajo y de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros, además de agrupaciones internacionales como la FITIM, ICEM y AFL-CIO.

Afirmaron que el 19 de febrero de 2006 fue un día trágico y macabro, en el cual la complicidad entre el gobierno federal y Grupo México provocó la muerte de 65 mineros, a los que calificaron de héroes.

Martín Esparza Flores, líder del SME, señaló que la tesis científica de Javier Lozano Alarcón, titular de la STPS, no es más que falta de voluntad política.

Expuso que en este caso, así como en muchos otros relacionados con los gremios democráticos, hay cerrazón del gobierno federal. Agregó que los decesos de mineros por malas condiciones de trabajo han continuado. Los accidentes mortales son más de 43, apuntó.

Lorraine Clewer, de la AFL-CIO, comentó que a cinco años de la tragedia, aún estamos escuchando su grito (de los mineros), que es justo: el de ir a trabajar sin peligro de morir y para producir un mejor futuro para México.

Jorge Almeida, representante de la FITIM en México, deploró que los cuerpos permanezcan enterrados dentro de la mina, y Fernando Perfecto, secretario general de ASPA y uno de los presidentes colegiados de la UNT, llamó a no olvidar a los 65 héroes.

Isidro Martínez, del sindicato minero, insistió en que si no se recuperan los cuerpos no es por imposibilidad de hacerlo, sino porque se quiere ocultar la verdadera causa del desastre: la negligencia de la empresa.

Martínez calificó a Francisco Javier Salazar Sáenz, quien estaba al frente de la STPS cuando ocurrió el siniestro, de funcionario pernicioso.

¿Cuál razón científica?

Por la tarde, familiares de los mineros fallecidos marcharon del Monumento a la Revolución al Zócalo. Vistiendo playeras rojas y cargando cruces blancas, criticaron la impunidad que impera en el caso.

Cristina Auerbach, integrante de Familia Pasta de Conchos y de la Pastoral Laboral, deploró la declaración del secretario Javier Lozano Alarcón.

¿Cuál razón científica? Mejor que le eche ciencia a su argumento. Esto muestra, una vez más, su mezquindad con los deudos, asentó.

Los deudos señalaron que regresan a Coahuila agradecidos del apoyo de la gente y con el corazón lleno de esperanza y de ganas para seguir trabajando.


Un lustro de la tragedia en Pasta de Conchos
CNDH insiste en que sean recuperados los restos

De la redacción
Periódico La Jornada
Domingo 20 de febrero de 2011, p. 4

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) llamó al gobierno federal a hacer todos los esfuerzos necesarios para rescatar los cuerpos de los trabajadores que fallecieron el 19 de febrero de 2006 en la mina Pasta de Conchos, ya que no hacerlo, advirtió, constituiría una violación a las creencias y a la libertad religiosa de los deudos de los obreros.

Mediante un comunicado de prensa, el organismo dirigido por Raúl Plascencia Villanueva recordó que desde el año en que ocurrió la tragedia documentó que la mina de carbón no cumplía con los requerimientos de seguridad e higiene establecidos en la ley.

Apuntó que es fundamental la vigilancia del acatamiento estricto de las normas de seguridad en todo el país, que los mineros tengan el equipo de protección adecuado y que en las minas haya suficientes equipos de seguridad, limpieza e iluminación.

En respuesta, la Secretaría del Trabajo señaló que el reclamo de recuperar los cuerpos es justo, legítimo e incontrovertible, pero, agregó, las labores de rescate no deben significar el sacrificio de más vidas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario