05/02/2011

Senadores panistas y priístas, preparados para transferir ese poder a la CNDH

Carpizo: grave, quitar a la Corte facultad de indagar violaciones severas a derechos

La comisión no tiene soporte para enfrentar presiones políticas, opina el ex ombudsman

Andrea Becerril y Mariana Chávez
Reportera y corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 5 de febrero de 2011, p. 14

Jorge Carpizo McGregor, investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), advirtió que habrá un grave problema para el país si se aprueba la reforma constitucional que quita a la Suprema Corte de Justicia de la Nación la facultad de investigar violaciones graves a las garantías fundamentales y ésta se traslada a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Sin embargo, en el Senado PRI y PAN están listos para aprobar en sus términos la minuta proveniente de la Cámara de Diputados sobre dicha modificación constitucional, que según comentó el panista Santiago Creel Miranda es la ley más importante y trascendental de esta legislatura y no debe esperar más.

Hay objeciones de las bancadas de PRD y PT a los cambios que los diputados hicieron a la minuta, sobre todo al que da grandes atribuciones al Consejo Consultivo de la CNDH, por ejemplo aprobar casos en que el organismo investigue violaciones graves a derechos humanos.

Santiago Creel comentó que no es la mejor fórmula, que quizá habrá otras más eficaces, pero entiende que una facultad tan importante como la intervención de la CNDH para atraer e investigar casos de atropellos graves a garantías constitucionales no debe quedar a la decisión de una sola persona, que sería el ombudsman nacional, sino de un cuerpo colegiado superior.

Las objeciones de perredistas y petistas se incrementaron a partir de que el PAN maniobró para imponer como integrante de dicho Consejo Consultivo a José Antonio Ortega Sánchez, abogado ligado a Provida y otros grupos de ultraderecha.

En Querétaro, el ex titular de la CNDH Jorge Carpizo sostuvo que ese organismo no tiene el soporte para enfrentar presiones políticas en materia de violaciones graves a los derechos humanos que ahora atiende la SCJN.

Durante la conferencia La reforma del Estado, la posibilidad de una nueva Constitución y seis propuestas, Jorge Carpizo advirtió que hay algo raro, porque públicamente el presidente de la Suprema Corte, durante su informe de labores del año pasado, agradeció a los legisladores que eliminaran esa facultad, porque cada que investiga un caso de violación grave a dichas garantías se genera una controversia y cuando se emite un veredicto con nadie se queda bien.

Sin embargo, consideró que si dicha facultad es transferida a la CNDH será el comienzo del fin de ese organismo, porque va a estar inmersa en problemas políticos extraordinariamente graves, ya que la presión política que en ocasiones no logran resistir 11 ministros ahora se la queremos pasar a una sola persona que puede no ser jurista.

Agregó que los 11 miembros del Consejo Consultivo no gozan de ninguna garantía de independencia. ¿Saben lo que van a ser las presiones ahí? Figúrense que los asuntos más delicados del país se van a resolver con criterios políticos. Eso no conviene a nadie. Estamos creando un frankenstein, y México lo va a sufrir.

“(La CNDH) va a entrar a la dinámica de una discusión política sobre el ombudsman, cuya única autoridad es moral, por eso pienso que si queda esto es el principio de la muerte del sistema del ombudsman en México, cuando en este momento lo necesitamos con autoridad moral”, expresó.

Carpizo McGregor pidió a diputados de varios estados del país, reunidos en Querétaro, no aprobar dicha reforma legal cuando la propuesta llegue a las legislaturas estatales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario