16/02/2011

Para zapatistas son vigentes, dice el obispo al cumplirse 15 años de la firma

Traerá más enfrentamientos desacato de acuerdos de San Andrés: Felipe Arizmendi
Elio Henríquez
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 16 de febrero de 2011, p. 25

San Cristóbal de Las Casas, Chis., 15 de febrero. Los acuerdos de San Andrés, de cuya firma se cumplen 15 años este miércoles 16 de febrero, no deben quedar engavetados ni en la congeladora, advirtió el obispo Felipe Arizmendi Esquivel, quien pidió a todas las partes que abran su mente y su corazón y se pongan en el lugar de los indígenas para reconocer los derechos que les corresponden.

En entrevista colectiva, agregó que los tratados son una pauta para avanzar, ya que con los acuerdos internacionales que México ha firmado sobre derechos indígenas, la Constitución federal está un poco coja.

Arizmendi Esquivel sostuvo que conflictos como el ocurrido en días pasados por la disputa de la caseta de cobro en las cascadas de Agua Azul, entre ejidatarios priístas y adherentes a la otra campaña de San Sebastián Bachajón, municipio de Chilón –que dejó un muerto, dos heridos y 10 detenidos–, son consecuencia del incumplimiento de los acuerdos, firmados por el gobierno federal y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) el 16 de febrero de 1996.

Cada quien sigue poniendo en práctica esos acuerdos, aunque jurídicamente, para quienes no son del EZLN, no valen; pero los zapatistas sí los consideran valederos, nomás que eso crea enfrentamientos que pueden llegar al derramamiento de sangre que lamentamos todos. Por eso conviene que se retome el tema, advirtió el jerarca católico.

Recordó que los tratados se construyeron a base de mucho diálogo, pero después, efectivamente, el Congreso de la Unión no asumió todo lo que venía en las propuestas que se habían hecho, y eso seguimos lamentándolo.

Agregó que no podemos pensar que sean asumidos hoy tal como se firmaron, porque algunas fuerzas políticas no tienen confianza, piensan que si se aprobaran como están se haría una fractura nacional, se legitimarían algunos poderes que dañarían a la nación, lo cual hay que discutirlo, porque los hermanos zapatistas nunca pensaron hacer otro país, sino ser mexicanos como todos, pero reconociendo que los indígenas tienen derechos muy particulares por su historia y su cultura, y nosotros seguimos insistiendo en que se retomen esos acuerdos como base para continuar en los diálogos.

De acuerdo con Arizmendi Esquivel, lo peor que puede haber es una ruptura total del diálogo, porque sabemos que si la hubiera seguirían vigentes algunas órdenes de aprehensión que se quedaron en suspenso mientras había negociaciones, y en este momento, oficialmente el diálogo no está suspendido, sino en una pausa, pero es por cuestiones meramente jurídicas; en la práctica es como si no hubiera nada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario