02/02/2011

Juárez: El mundo te sostiene la mirada



· Miles de voces tanto en Ciudad Juárez como en el Distrito Federal exigieron justicia inmediata para Juárez.

· Casi 200 fotografías de 65 poblaciones del mundo exigieron justicia para Marisela Escobedo y cese a la impunidad frente a los feminicidios en México.

Liliana Zaragoza Cano/Centro Prodh

El pasado 30 de enero fue el día 26 de la conmemoración denominada “Acto de memoria por Marisela Escobedo” y la conclusión de la campaña “Un mismo mundo un mismo grito: Justicia”, afuera de la representación del estado de Chihuahua en el Distrito Federal. Distintas personas, organizaciones, movimientos y grupos convocaron al mundo a sostener la mirada en Juárez, a un mes y medio del asesinato de Marisela Escobedo por su exigencia de justicia en el caso de su hija Rubí, ocurrido 2 años atrás, y a un año de la masacre en Villas de Salvarcar, donde murieron 14 jóvenes y 2 adultos.

Un mismo mundo, un mismo grito: ¡Justicia!

La propuesta de una campaña que busca transformar el dolor en lucha, a través de la mirada, cuando “se hizo insuficiente enunciar con rabia un ¡Ya basta! o ¡Ni una más!”, surgió hace un mes cuando la organización H.I.J.O.S. México, lanzó una propuesta sencilla: hacerse una fotografía con una cruz rosa entre las manos en algún punto representativo de nuestra ciudad para visibilizar que desde distintas partes del mundo rechazamos el asesinato de Marisela Escobedo.

María De Vecchi, Alba Santiago y Juan Carlos Mendoza, integrantes de dicha organización, cuentan que esta iniciativa surgió porque “estamos en un momento en el que creemos que en el país ya no se pueden aislar las luchas; se sugirió hacer algo y decidimos participar de manera colectiva, en nuestro discurso lúdico creativo… de ahí salió la campaña de las fotografías”.

“Tómate una foto. Justicia para Marisela Escobedo” pasó de ser una acción solidaria a convertirse en una red de niñas, niños, mujeres, hombres, familias y organizaciones sociales que a través de una apuesta concreta, dispusieron manos y ojos para evidenciar la impunidad que prevalece en los casos de feminicidio en nuestro país, a través del caso de Marisela Escobedo. En síntesis, decir que cuando se mira a la memoria, existe, y cuando se le pronuncia, perdura.

Así fue como se recibieron las casi 200 fotografías desde 65 poblaciones alrededor del mundo. Cruces rosas hechas de papel o cartón, representadas con las propias manos o el mismo cuerpo. Lugares tan lejanos como Camboya o tan cercanos como Iztapalapa, pasando por Montevideo, Helsinki, Bogotá, Nueva York, Sevilla, Montreal, Juárez, Viena, Guaymas o Santiago de Chile. El grito fue el mismo: un profundo rechazo no sólo para repudiar el asesinato de Marisela Escobedo y su familia, sino contra la violencia sistemática ejercida contra cada una de las mujeres víctimas de feminicidio: el rechazo a ser cómplices de la impunidad y la exigencia de justicia inmediata y plena.

Para devolver simbólicamente a la sociedad lo recogido en la campaña, una camioneta de H.I.J.O.S. México viajó a Ciudad Juárez con un plotter grande del diseño impreso con las fotografías recibidas alrededor de una gran cruz rosa con el nombre de Marisela. Su intención fue participar en las “Jornadas Camino a la Justicia” en las que Ciudad Juárez y el Distrito Federal se unieron en un ayuno colectivo de 2 días por la reflexión constante y solidaria.

Una anécdota que en particular les impresionó fue que “nos mandaron unas fotos de Salzburgo y Viena, y justo cuando una de nuestras compañeras estaba en la frontera en Juárez, nos llamó y nos dijo que estaba con las 2 chavas que mandaron las fotos; ¡se lanzaron hasta acá!”. Compartieron cómo les conmueve que cada una de las fotografías enviadas tiene toda una historia de apoyo: “detrás de cada foto no está sólo una persona, muchas veces hay colectivos, familias completas”.

Hubo reapropiaciones espontáneas de las acciones y actividades de la campaña, resaltaron, por ejemplo, que “la gente de Juárez imprimiera el plotter y actualmente lo use como su iconografía”.

Una fotografía con cientos de niñas y niños alzando una cruz rosa hecha por ellos mismos, y a su vez, formando entre todos una cruz en el patio de la escuela. Esa fue la forma en que Tábatha Arroyo, profesora encargada de la comisión técnico-pedagógica de la primaria Ignacio Altamirano en Tlanepantla, D.F. logró promover que de primero a sexto grado se investigara en la clase de civismo sobre el feminicidio, haciendo partícipes también a las madres de familia. “Les comenté a las niñas, los niños y las mamás sobre la campaña de las fotos y el significado de la cruz rosa como reclamo a la justicia. Por grados hicieron sus cruces e inventaron sus porras. La directora dijo en ceremonia que en la escuela no sólo se hacía cátedra, sino un trabajo para que las niñas y los niños tuvieran una memoria histórica”.

Que esto sea posible, afirman convencidos en H.I.J.O.S., habla de cómo “la campaña es y ha sido de todas y todos, (…) la gente sí tiene ganas de hacer cosas y nuestro papel es proponer qué se puede hacer, porque las personas no sólo mandaron sus fotos sino que se mantienen al pendiente y no dejan de hacer cosas”.

En Flickr: Álbum Justicia para Marisela
En facebook: Álbum Justicia para Marisela Escobedo

Contacto:

Correo electrónico: encuentrohijos@gmail.com

Facebook: H.I.J.O.S. MÉXICO


Esta recopilación también puede ser consultada en: Sididh

No hay comentarios.:

Publicar un comentario