19/11/2010

Ante un gobierno fallido, es urgente un cambio de rumbo, dicen senadores

El país de hoy se parece mucho al de 1910, deplora el sol azteca


Víctor Ballinas y Andrea Becerril
Periódico La Jornada
Viernes 19 de noviembre de 2010, p. 13

Durante la sesión solemne en el Senado por el centenario de la Revolución Mexicana, los partidos Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Convergencia coincidieron en que se requiere un cambio de rumbo en el país, ya que a un siglo de la gesta hay un gobierno fallido y un modelo económico incapaz de garantizar condiciones elementales a la población.

A nombre del PRI, el senador Heladio Ramírez López manifestó que nadie puede anticipar hasta dónde llegará el descontento que permea actualmente en amplios sectores de la sociedad como consecuencia del estancamiento de la economía, de la inseguridad pública, de la violencia incontrolada, del desempleo creciente, del incremento del número de pobres y de la incompetencia del gobierno en turno para hacer frente a esos retos insoslayables.

Sostuvo: la gente exige el cambio de rumbo y nos señala la ruta por donde debe transitar el país. Quiere liderazgo y conducción política. No quiere más improvisación ni protagonismos mediáticos. No quiere medidas autoritarias. Quiere que los cambios se den en el marco legal y que beneficien a la mayoría.

La sociedad, añadió, quiere vivir sin miedo, en un país donde todos tengan las mismas oportunidades y el estado de derecho sea una realidad cotidiana. Reclama una política de largo plazo con visión de Estado.

Por el PAN, Humberto Aguilar Coronado aseveró que ya no hay temas intocables ni temas tabú. Una Revolución viva y actuando no puede darse el lujo de convertirse en reaccionaria y mucho menos en conservadora, pues ello sería convertirla en su propio asesino. Ningún tema puede quedar exento de revisión: ni la relección legislativa, ni la propiedad del Estado sobre los recursos naturales si queremos detonar inversiones y empleo en el contexto de la economía global, ni los derechos laborales, ni la propiedad de la tierra, ni las características de nuestro propio sistema de gobierno.

José Guadarrama fijó en tribuna la postura del PRD. Destacó que el país de hoy dolorosamente aún se parece mucho al de 1910: desigualdad, pobreza, exclusión, injusticia, concentración de la tierra y la riqueza. Un campo y sus campesinos en franco abandono. Medios y relaciones de producción que sólo benefician a unos cuantos. Bienes colectivos al servicio de una minoría. Esa sería la fotografía más precisa del México contemporáneo.

La nación tiene un gobierno fallido y un modelo absolutamente incapaz de garantizar las condiciones, los derechos y los satisfactores más elementales, dijo.

Por Convergencia, Dante Delgado subrayó que estamos en un patrón predecible de ingobernabilidad, un Estado fallido es preludio de un estallido social (...) O gobernamos y atendemos juntos los reclamos de la sociedad o terminaremos avasallados por un cambio sin nosotros.

Por el PT, Ricardo Monreal dijo que en el país hay un desánimo generalizado, un deterioro de los valores nacionales y una pérdida del sentido de la grandeza. Es lo que está en la base del olvido de Estado, que el día de hoy sólo da para una ceremonia burocrática más, como cualquier día de cualquier semana, de cualquier año, década o centenario.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario