23/11/2010

Reporte del Centro ProDH


Hacia la COPI6 organizaciones piden participación de las comunidades en la conformación del mecanismo REDD

  • De cara a la Cumbre de Cambio Climático, inician proceso de  diálogo y construcción  hacia una participación efectiva de las comunidades forestales.
  • Comunidades y ejidos son propietarios de más de 70% del territorio forestal del país.

Boletín de prensa
Organizaciones por el medio ambiente

Con el objetivo de hacer que se reconozca el valor que tienen las comunidades forestales, como clave de éxito para la conservación de los bosques y el combate al cambio climático, organizaciones de la sociedad civil como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Oxfam México, la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales y la Unión Nacional de Organizaciones Autónomas-Coordinadora Nacional –en conjunto con comunidades forestales-, lanzaron la iniciativa integrada bajo la campaña "Las Comunidades Cuentan +".

A unos días de que inicie la 16va Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP16), en Cancún, Quintana Roo, en la que existen condiciones para un posible acuerdo del mecanismo REDD+, para el cual México se ha posicionado como uno de los primeros receptores de financiamiento internacional; la campaña busca que ante el proceso de conformación de la Estrategia Nacional REDD, se dé un proceso de consulta previo, libre e informado y una participación efectiva de las comunidades.

Gustavo Sánchez de la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales, comentó que existe un gran potencial de desarrollo de medios de vida para comunidades –en su mayoría indígenas, sin servicios y en extrema pobreza-, a partir del impulso del manejo forestal comunitario en la política forestal y el fortalecimiento de la propiedad social a través de ejidos y comunidades –así como el tejido social para una democracia efectiva, puesto que las comunidades y ejidos son propietarias de más del 70% del territorio forestal en el país, y que cuentan con los derechos de tenencia y aprovechamiento. Bajo esta situación, más de 2,300 comunidades y ejidos cuentan con un potencial inmediato para realizar aprovechamiento maderable bajo este modelo.

Claudia Gómez-Portugal del Centro Mexicano de Derecho Ambiental señaló que en el contexto de lo anterior, la iniciativa promueve que en las negociaciones y compromisos internacionales las comunidades sean tomadas en cuenta con base en los convenios internacionales de los que México es parte, como es la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos Indígenas (UNDRIP) y el Convenio 169 de la OIT, partiendo de los supuestos de que la oportunidad de coyuntura frente a la que nos encontramos a partir del proceso REDD –para que se garanticen los derechos de las comunidades y pueblos indígenas y se fortalezcan los ejidos y comunidades-, es histórica; y que, sin embargo existe una falta de proceso de consulta y mecanismos de participación de las comunidades frente al proceso de conformación de la Estrategia Nacional REDD.

La forestería comunitaria mexicana ha sido reconocida a nivel internacional como una de las más exitosas en el mundo y está siendo promovida por instituciones financieras internacionales debido a que 1) logra una mayor conservación de los bosques en mucho mayor medida que bajo el esquema de Área Nacional Protegida (ANP) o el Pago por Servicios Ambientales (PSAH); 2) frena el cambio climático, puesto que la conservación activa y productiva del bosque mitiga y reduce la deforestación y degradación; y 3) las empresas forestales generan desarrollo económico y social al reinvertir sus utilidades a la comunidad.

En el mismo sentido, José Cruz Valles Guevara de la Unión Nacional de Organizaciones Autónomas-Coordinadora Nacional, comentó que el desarrollo de la propiedad social es medular, porque es en lo comunal donde se sigue conservando y donde hay regeneración de los bosques y mayor diversidad; por lo que los recursos del mecanismo REDD + señaló, deben estar enfocados a apoyar un buen manejo del bosque y al fortalecimiento del ejido y la comunidad.

En tanto, Yuritzin A. Flores Puig de Oxfam México, puntualizo que una política adecuada de REDD debe proteger y respetar los derechos y medios de subsistencia de las comunidades locales dependientes de los bosques; y no limitarse a proteger los ecosistemas forestales y reducir las emisiones de carbono. Los mecanismos REDD deben ser: adecuados (simplicidad, eficacia), equitativos (justo) y basados en el derecho al desarrollo.

Organizaciones firmantes:

Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Oxfam México, Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red Mocaf) y la Unión Nacional de Organizaciones Autónomas-Coordinadora Nacional (UNORCA CN).

 Contacto:

Centro Mexicano de Derecho Ambiental.
Margarita Campuzano / mcampuzano@cemda.org.mx
Ricardo Ruiz / ricardo_ruiz@cemda.org.mx


Esta recopilación también puede ser consultada en: http://www.centroprodh.org.mx/sididh2008/


No hay comentarios.:

Publicar un comentario