28/05/2011

Anthony Wayne vendrá a "orientar la sucesión presidencial", advierte

EU enviará como embajador a un policía especialista en terrorismo: Muñoz Ledo
Roberto Garduño
Periódico La Jornada
Sábado 28 de mayo de 2011, p. 9

La postulación de Earl Anthony Wayne como próximo embajador de Estados Unidos en México representa un severo golpe a la soberanía nacional, porque Washington trata de imponer a un policía especialista en terrorismo, que orientará la sucesión presidencial de 2012, adujo el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo.

Es una afrenta y una burla al pueblo de México, que cuenta con la obsecuente connivencia de la administración panista de Felipe Calderón; con esto, la señal que se envía desde Estados Unidos es que el proceso de intervencionismo se mantendrá, incidiendo en la política interna para dar curso a la participación directa de las fuerzas armadas de aquel país en su frontera sur.

–Anthony Wayne es considerado un diplomático especializado en terrorismo.

–La nueva etapa de nuestro país no pide un monitor político de Estados Unidos, sino dignidad de las fuerzas políticas del país para fincar la relación estratégica México-Estados Unidos. Carlos Pascual se fue por los cables de Wikileaks, él venía de Irak; en cambio, el señor Wayne viene de Afganistán, y ese es un matiz fundamental.

“Carlos Pascual, según él lo dijo, era experto en estado fallido –país ocupado en el cual pueden ocurrir cualquier tipo de cosas que son previsibles, pero no determinables–, administraba la presencia de las agencias estadunidenses en México. Pero el que viene es un grado más avanzado de la ocupación de un país: viene de Afganistán; quiere decir que estaba administrando una invasión. Todo indica que fue escogido del modo más cuidadoso.”

–En el fondo, ¿se vislumbra mayor intervención de Washington en los asuntos mexicanos con el embajador Wayne?

–Su función en Afganistán era penetrar las estructuras del gobierno y de la sociedad con la idea de combatir al terrorismo. Él tiene como misión profundizar, con mayor nivel de exigencia, en los compromisos del gobierno con la estrategia estadunidense. Es un hombre muy singular, con altos grados académicos, perteneciente a una generación de diplomáticos consagrados en la época de George Bush, expertos en intervencionismo, pero con alto nivel de sofisticación. Es un agente experto en administrar el conjunto de agencias: el Pentágono, la CIA, el FBI.

–En Argentina su paso fue calificado de intervencionista.

–En los periódicos de Estados Unidos lo califican de dinámico y vertiginoso. ¡Que definición! Es la expresión diplomática de rápido y furioso; es un hombre que no tendrá los escrúpulos latinos que sí tenía Carlos Pascual. Lo más interesante, además de su alta especialidad en Afganistán, es que es un experto en el rock latino: se informa que cuando Mercedes Sosa y Café Tacuba se encontraban en Argentina, él los invitaba a conciertos, y es una gente con gran capacidad de penetración social.

“A Argentina fue enviado para establecer una línea de contrapeso con el gobierno de ese país. Llegó a situaciones límite, está documentado en Wikileaks. Su relación con los Kirchner fue de mucha tensión. No es un diplomático de línea suave, es bohemio y duro, confronta; lo que sucedió en Argentina nos lleva a concluir que no va a llegar a México como corderito: va a llegar a pedir cuentas.”

–Llegará al país en plena efervescencia política.

–Estamos ya en la sucesión presidencial, lo que mas temo es la lambisconería mexicana. La embajada estadunidense se ha convertido a sus ojos en el diván de un sicoanalista. Este nuevo embajador llegará a México con intenciones de concentrar información y relaciones para ser factor clave en la sucesión presidencial. Ya no lo mandan a administrar los acuerdos con Calderón, sino a ser hombre clave en la sucesión presidencial, sobre todo por la debilidad y la obsecuencia del gobierno actual.

–¿Cual es la responsabilidad del gobierno mexicano al dar el visto bueno a un diplomático como éste?

–México dará el visto bueno porque es parte de una política aceptada, seria incongruente que no lo hiciera. El tema es cómo se enfrentarán el gobierno y los actores políticos al nuevo embajador estadunidense. Este hombre viene a orientar la sucesión presidencial bajo la sola idea de que el próximo gobierno mantenga la estrategia de seguridad dictada desde Washington.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks

No hay comentarios.:

Publicar un comentario