10/05/2011

Educación y ciencia en la integración iberoamericana, conferencia en la universidad de Barcelona

Inaceptable, que jóvenes en edad de cursar estudios no puedan hacerlo: José Narro

Presentó en cifras contrastes en materia de índices de bienestar en la sociedad actual

Foto
Los rectores Esther Giménez Salinas, de la URL, y José Narro, de la Universidad Nacional Autónoma de MéxicoFoto Notimex
De la Redacción
Periódico La Jornada
Martes 10 de mayo de 2011, p. 40

Barcelona España, 9 de mayo. Ante un mundo de crecientes y enormes desigualdades en lo económico y de índices de bienestar social, es inaceptable que los jóvenes en edad de cursar estudios no puedan hacerlo, dijo el rector de la Universidad Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, quien apremió a la adopción de políticas de Estado para el fomento de la educación superior, la cultura, la ciencia y la innovación.

Al ofrecer la conferencia La educación y la ciencia en la integración de Iberoamérica, en la sede de la Universidad de Ramón Llull (URL), de Barcelona, España, señaló que en la medida que se expande el papel del conocimiento, el derecho a la educación superior debe garantizarse a un nivel cada vez más alto.

Como bien público y social, la educación superior debe llegar a ser accesible para todos bajo criterios de calidad, equidad y pertinencia.

Ante la rectora de la URL, Esther Giménez Salinas, el rector de la UNAM dijo que es en las naciones más desarrolladas del planeta y en pocas de las llamadas emergentes, donde la sociedad del conocimiento ha adquirido la carta de naturalización. Pero hasta ahora son muy pocos los que disfrutan de sus beneficios, y muchas otras naciones se mantienen a la zaga.

En este proceso los países iberoamericanos no deben permanecer al margen del proceso, señaló, por lo que Narro propuso incentivar todas las posibilidades de colaboración entre las instituciones de educación superior de la región, con la creación de una carretera Iberoamericana del Conocimiento, donde alumnos y académicos vayan de una institución a otra, de un país a otro.

Este programa sería similar, explicó, al Erasmus, que ha sido una estrategia educativa para que los jóvenes europeos adquieran y compartan una más clara conciencia de la identidad y ciudadanía regionales. Esto haría que el ciclo del conocimiento se enriqueciera en beneficio de todos, explicó.

En su intervención, el rector Narro, quien cumple una visita de trabajo de varios días por España, presentó con cifras los enormes contrastes que existen en el planeta en materia de índices de bienestar social, la importancia del conocimiento en la sociedad actual y ubicó a América Latina en este contexto.

Las grandes paradojas y la desigualdad son dos de las principales características del mundo en que vivimos, de este mundo en el que nuestros países intentan ser parte de la sociedad del conocimiento.

Por un lado presenciamos increíbles avances en los más diversos campos de la ciencia y la tecnología, que brindan al ser humano una existencia más sana y próspera, pero al mismo tiempo hay miles de millones de personas que viven con grandes carencias, aquejados por la pobreza, la ignorancia y la enfermedad, afectados por una enorme desigualdad.

En paralelo al progreso hemos visto cómo se han profundizado las brechas entre los que tienen todo y quienes carecen de lo fundamental. Las asimetrías en nuestra sociedad son simplemente inaceptables.

Así, citó los 2 mil 500 millones de habitantes del orbe que viven en la pobreza; el contraste de esperanza de vida en Zambia, de 47, contra 83 años de Japón; el ingreso per cápita de 60 mil dólares en ciertas naciones, a los 300 dólares anuales en los territorios africanos más atrasados, o el saneamiento básico del que carecen cuatro de cada 10 seres humanos.

También mencionó que 750 millones de personas que no saben leer ni escribir. El problema se hace más complejo en regiones como Latinoamérica, la más desigual del planeta, con 8 por ciento de analfabetos mayores de 14 años.

En América Latina, especificó, la cobertura en educación superior es de 38 por ciento, que contrasta con 57 por ciento de Portugal y 71 por ciento de España, y con erogaciones por estudiante que en Chile y México son de 6 mil 292 y 6 mil 462 dólares, respectivamente, contra 11 mil 87 de España.

Es por ello, insistió, que es necesario el apoyo decidido de los estados nacionales a la educación y a la ciencia, ninguno de los graves problemas de la sociedad tiene solución. Como bien ha sostenido Fernando Savater, la educación no resuelve todo, pero sin ella no se resuelve nada, citó.

Además, dijo que esta intervención de los estados en la educación y en la ciencia es fundamental, particularmente en estos momentos en los que el pragmatismo, individualismo y la sola acumulación de dinero parecen triunfar sobre los valores laicos de la solidaridad, la libertad, la tolerancia y el diálogo.

Narro Robles también asistió a un almuerzo en el que estuvo el embajador de México en España, Jorge Zermeño; la cónsul mexicana en esta ciudad, Francisca Méndez; Josep Maria Garrell, vicerrector de Política Universitaria y secretario general de la URL, y los vicerrectores Académico de Innovación Docente y Calidad, Jordi Riera, y de Investigación e Innovación, Lluís Comellas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario