22/05/2011

Es momento de valorar el desastre de la política nacional; exigir a través del voto, dice

Por el modelo económico, México es una fábrica de pobres: David Garza Lagüera

Ante la decepcionante guerra contra el narco, ¿dónde están las voces de la IP?, pregunta

Foto
Un elemento del Ejército Mexicano revisa las pertenencias de los pistoleros en el sitio de un enfrentamiento con militares, el pasado 6 de mayo, en el municipio de Escobedo, Nuevo LeónFoto Reuters

Sanjuana Martínez
Especial para La Jornada
Periódico La Jornada
Domingo 22 de mayo de 2011, p. 10

Monterrey, NL. Indignado por el resultado de una guerra perdida que ha dejado 40 mil muertos, y por la aplicación de un sistema económico que se ha convertido en una fábrica de pobres, el empresario regiomontano David Garza Lagüera se pregunta, de manera retórica, qué hacer cuando los políticos como Felipe Calderón no cumplen sus promesas de campaña: castigarlos con el voto.

Por eso está decidido a no volver a votar por Acción Nacional, y a impulsar una reforma política que incluya la relección y las candidaturas independientes.

Garza Lagüera está sentado en su oficina; usa camisa amarilla y tiene el cabello cano. En entrevista con La Jornada habla con firmeza a la hora de valorar el desastre de la política nacional: “La forma de exigirles es a través del voto, es lo único que nos queda porque hacen toda una bola de locuras, criticaban al PRI… y ahora resulta que no es ni PRI, ni PAN o PRD. Es irresponsabilidad social o egocentrismo del político que vela para sí y luego para su partido. Es una locura.”

Es hijo de Eugenio Garza Sada, fundador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, y presidente de Medisa y Grupo Delta, que aglutina, esta última, a empresas de diversas actividades de la economía nacional. La herencia filantrópica de su padre la traduce en vocación ecológica. Ha dedicado parte de su vida a la defensa del medio ambiente y la conservación de la flora y la fauna de México.

Acaba de perder su casa y 12 mil hectáreas en Coahuila, que fueron arrasadas por el fuego, en un incendio que pudo haberse evitado si las autoridades de Conafor y de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) hubieran atendido los llamados de auxilio, y si hubieran sido capaces de coordinar la ayuda, que llegó 20 días después de que la conflagración se inició. El resultado fueron 280 mil hectáreas quemadas, un auténtico ecocidio que ahora intenta resolver, junto con otros rancheros, abasteciendo con urgencia agua y alimento para los animales salvajes de la zona.

Garza Lagüera reflexiona: Se trata del valor social, la responsabilidad ha desaparecido. El problema es de todos. ¡Vamos a actuar! Es terrible el hecho de que no haya castigo al incumplimiento de las promesas de campaña, de la responsabilidad misma.

El problema –dice– es que México se ha convertido en el país de la impunidad, donde no hay castigo para los culpables de los desastres ecológicos, de la corrupción. Me aterra el futuro, las nuevas generaciones. Si no hacemos algo como sociedad, a través del gobierno o de manera individual; de meter orden, de decir: tú dijiste, tú robaste, tienes que ir al bote. La impunidad es terrible. Si roban y los pescan, les quitan la mitad, si no, pues ya la hicieron.... ¿Pero cómo?”

Dice sentirse muy decepcionado del gobierno de Felipe Calderón, cuya guerra contra el crimen organizado ha provocado la muerte de 40 mil personas: Es una locura. Es terrible. ¿Dónde están las voces de los privados? ¿Dónde estamos?

–Usted dice que el descontento se tiene que notar en el voto... ¿Usted va a votar?

–Claro que voy a votar.

–Supongo que no por el mismo partido, el PAN...

–No. Yo creo que debes de votar por la persona. Habiendo votado por Acción Nacional hay que reclamarles de lo que no han hecho y se comprometieron a hacer.

–¿Se imaginó ver un país como el México que está viendo ahora?

–Jamás. Siempre crees que cada vez es para mejorar. Para que exista menos pobreza. Muchas veces hablan de la diferencia de clases, porque hay muchos ricos y muchos pobres. Olvídate de los ricos, lo importante es que no existan pobres, que exista una clase media gigantesca, casi nadie en la baja; y si hay altos que sean cuatro o cinco, que no nos importen.

–El problema es que ya son 70 millones de pobres en México... Eso es lo aterrorizante. ¿Para dónde vamos?

–¿Es falta de distribución de la riqueza?

–Somos fábrica de pobres porque no establecemos las reglas debidas, porque estamos en forma muy egoísta pensando en un interés personal. Viene desde la familia, desde la falta de formación de valores. La escuela es la casa, es la vida, son los principios de ser honrado, no ser corrupto, de formar a los hijos, de exigirles premio y castigo. Se trata de cumplimiento y de superación personal.

–¿En que se equivocó Felipe Calderón?

–Tiene muchas cosas buenas, pero yo creo que uno de sus graves problemas se da en que no supo negociar, encontrar o integrar. Le faltó capacidad y habilidad de convencer que primero somos un país, una sociedad y no un partido.

–¿Que le pasó al PAN?

–La política corrompe. Qué feo decirlo, pero es cierto.

En ese momento recuerda una anécdota, verídica, sobre la Revolución: “Llegó un carrancista a Nuevo León, a los campos que cultivaban los chinos, y les dijo: “¿Qué pasó? ¿Tú eres carrancista o villista?, y el chinito le contestó: Di tu plimelo... (risas) Porque para donde voltees te dan el riatazo. Así estamos. ¡Qué barbaridad!”

Garza Lagüera es un firme convencido de la relección. Y cree que el mayor beneficio para el país en este momento prelectoral podrían ser las candidaturas independientes. Considera que ya es hora de cambiar los vicios perniciosos de la política nacional: Me repatea pensar en los plurinominales. Por amor de Dios, ¿por qué? porque es el consentido de alguien dentro del partido. ¿Y qué hacen? Nada.

El problema, según dice, es que hay un sistema de partidos políticos que ha quedado superado por las necesidades del país: El PRI para acá, el PAN para allá, el PRD para el otro lado, la demagogia, ¿Y el país? Yo estoy de acuerdo en que cada quien tenga su forma de pensar y yo la mía; pero en lo que no debe haber diferencia es que coincidamos en que debemos hacer algo por un mejor México.

Ante los malos resultados del gobierno de Felipe Calderón comenta que es necesaria la evaluación y el castigo: Me gustaría hacer una especie de red social para ver por qué no cumplió Calderón, por qué esta poniendo por encima de eso, lo otro.

Su intención y la de su familia de empresarios es “seguir construyendo bienestar, y poniendo nuestro grano de arena, pero yo creo que ahorita se necesitan toneladas de arena para que simplemente no se nos siga deteriorando nuestra sociedad, y moralmente las obligaciones que tenemos de poner un ejemplo a los demás. A la larga el bien va a triunfar sobre el mal, caray, pero se requiere de todos un make it happen (haz que suceda)”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario