23/05/2011

México en Wikileaks

No es reconocido por su transparencia cuando se trata de amigos

Para EU, Peña Nieto está hecho en el molde del anquilosado PRI

Foto
A Estados Unidos no le sorpendió que después de los comicios de 2009 Enrique Peña solicitara apoyo a ese gobierno en materia judicial y de seguridadFoto Cristina Rodríguez
Foto
En Washington consideran a Carlos Salinas de Gortari como el padrino político del mandatario mexiquenseFoto Marco Peláez
Blanche Petrich
Periódico La Jornada
Lunes 23 de mayo de 2011, p. 2

El PRI suele presentar al gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, como representante de un partido más joven, más fresco y moderno, adaptado a las nuevas realidades democráticas de México. Y por supuesto, como el futuro presidente de México.

Sin embargo, para analistas de la embajada de Estados Unidos que realizaron una gira de dos días a la entidad el 10 y 11 de septiembre de 2009, el político, a quien llaman ahijado del ex presidente Carlos Salinas, más bien parece cortado con la misma tijera que la vieja guardia príista.

Hecho en el molde del anquilosado PRI mexiquense, Peña Nieto no es reconocido precisamente por su transparencia, cuando se trata de amigos y aliados, como fue el caso de la protección que brindó a su antecesor, el ex gobernador Arturo Montiel, para evitar que fuera investigado por corrupción al principio de su administración.

Todo esto y más dicen los funcionarios de la sección política de la embajada de Estados Unidos en un extenso cable clasificado como confidencial y delicado, el 09MEXICO2778, fechado el 24 de septiembre, filtrado por Wikileaks a La Jornada, en el que reportan a sus superiores en el Departamento de Estados sus impresiones sobre el entorno del mandatario estatal.

Sostienen que el PRI del estado de México tiene fama de aprovechar las fisuras existentes en materia de transparencia para hacerse de fondos de campaña. En vista de la gran cantidad de dinero que fluye por la entidad y dada la posición que tiene Peña Nieto como puntero en la carrera presidencial, no parece improbable que su administración esté sacando ventaja de esta situación.

La visita fue por invitación de la Oficina de Asuntos Internacionales del gobierno en Toluca para diplomáticos de la sección política de la misión estadunidense. Con una agenda de entrevistas orquestada en detalle con interlocutores seleccionados personalmente por funcionarios del gobierno, se les ofreció una perspectiva poco equilibrada sobre la actuación del gobernador que aspira a ser presidente.

Para los asesores estadunidenses, son obvios los verdaderos motivos de este redoblado acercamiento de Peña Nieto a Estados Unidos como parte de su preparación para la carrera presidencial.

El gobernador-aspirante –expresa el despacho en sus conclusiones–está dispuesto a demostrarnos que está listo para la Presidencia. Por tanto, es de esperar que en los próximos tres años de precampaña y campaña intente cortejarnos de manera cada vez más intensa.

A pesar de que los anfitriones cuidaron todos los detalles para presentar su mejor cara –y presumiblemente ocultar bajo la alfombra lo negativo–, el reporte sometido por la embajada a Washington destaca algunos aspectos del desempeño estatal que dejaban que desear en 2009, y que en 2011 siguen igual. Se menciona, por ejemplo, el incumplimiento en el estado de México en la aplicación de los controles de confianza de mandos y operativos de las instituciones policiales y de procuración de justicia.

Dice el cable que las autoridades estatales aseguraron que estaban muy activos instalando los centros de evaluación para aplicar el modelo de control ordenado por el Sistema Nacional de Seguridad Pública en 2008. Pero sólo un dos por ciento de los oficiales se han sometido al examen.

Datos más recientes –según una nota de Gustavo Castillo publicada el 4 de abril de 2011 en La Jornada– citan que en el estado de México había un cumplimiento de apenas 10 por ciento en los citados controles. En el primer semestre de 2011, sólo acudieron mil 800 policías municipales y de la Agencia de Seguridad Estatal, de un total de 75 mil.

Más aún, los visitantes de la embajada identifican inequívocamente a Peña Nieto como un candidato de Televisa: Es generalmente aceptado que el monopolio televisivo apoya al gobernador y le ofrece grandes cantidades de tiempo al aire y todo tipo de coberturas.

Dicho todo lo anterior, el cable aclara. “No hay que subestimar la agudeza y habilidad política de Peña Nieto, o de su equipo. Es evidente que cuenta con asesoría de expertos en el manejo de su imagen y en sus relaciones públicas. Prueba de ello es su propaganda de los ‘600 compromisos ciudadanos’.”

Esta gira de trabajo, sobre todo, permitió a los visitantes darse una nítida idea sobre el estilo personal de gobernar de Peña Nieto, según afirman los autores del cable, que fue titulado Una mirada al estado de México, una aldea Potemkin. Éste es un término del repertorio político de la guerra fría que se refiere a los proyectos fachada que se presentan con fines de crear una ilusión de progreso y para ocultar una realidad menos idílica. Alude a las visitas guiadas que solían organizar los antiguos comunistas de la Unión Soviética por aldeas escenográficas donde se mostraba a los visitantes extranjeros un falso bienestar y desarrollo.

El cable concluye: Obviamente el gobernador está haciendo política con la mira en la elección presidencial de 2010, y sus gestos para acercarse al gobierno de Estados Unidos no son una excepción. No nos sorprende que inmediatamente después del éxito (del PRI) en las elecciones intermedias de julio, que liberó el freno a sus ambiciones, solicitara la cooperación de nuestro gobierno en materia judicial y de seguridad, que incluye intercambio de información, tecnología, capacitación para la investigación y asistencia.

El repentino aumento de personal en la Oficina de Asuntos Internacionales en Toluca –de ocho a 35 personas contratadas– es interpretado así en este cable: El gobernador está puliendo sus credenciales internacionales. Los nuevos miembros de la oficina están perfectamente familiarizados con lo que el gobierno de Estados Unidos quiere oír sobre inversiones, inmigración y asuntos de seguridad.

Jugando con las palabras de los 600 compromisos que articulan la propaganda peñanietista, el analista resume: Está claro el compromiso de Peña Nieto con los proyectos de infraestructura popular; lo que no queda claro es su compromiso con una reforma progresista.

Reconoce que su influencia, dominante en la mayoría de los municipios del estado, en el Congreso local y en una gran porción de la Cámara de Diputados, dará a Peña Nieto la posibilidad de marcar el paso de la política a nivel estatal y en menor medida a escala federal en los próximos tres años.

La gira de los diplomáticos estadunidenses tuvo lugar en un momento cumbre del gobierno de Peña Nieto, justo a la mitad de su término y después de las elecciones intermedias del 5 de julio (en las que el PRI pasó a controlar 97 de los 125 municipios mexiquenses, 40 de los 45 escaños del Congreso local y 38 de los 40 diputados federales electos en el Edomex). En el proceso –reconoce el cable–, el priísta pasó la prueba del ácido, pudo demostrar que es capaz de obtener resultados electorales favorables para su partido y que es algo más que una cara bonita.

Uno de sus interlocutores, el subsecretario de Gobierno, Alejandro Nieto Enríquez, admitió que Peña Nieto tendría a partir de ese momento manos libres para implementar todos sus proyectos, sobre todo ante el declive del PAN y el PRD en las inmediaciones del estado.

El asesor político que redactó el despacho hace la observación de que 14 de los 19 gobernadores del PRI acudieron a su informe anual como demostración de su creciente poder. Advierte que, aunque es demasiado pronto para asegurar que todo el PRI cerrará filas en torno a Peña Nieto (es apenas 2009), la mayoría de los funcionarios electos del partido están midiendo los beneficios que pueden obtener estrechando su relación con él.

Entre los factores que determinaron los éxitos del PRI, observados por el analista de la embajada, se mencionan las constantes pugnas internas del PRD y el costo que significó para el PAN el deterioro de la economía del país. Pero también reconoce el peso que tuvo la popularidad de Peña Nieto (70 por ciento en una encuesta de esos tiempos, que los estadunidenses consideran confiable). Esto le da al PRI un impulso que le hacía mucha falta.

Pero, agrega, aquí la cuestión es ver hasta qué punto esta popularidad es resultado del carisma personal del gobernador y del cuidado que pone en labrar su imagen o qué tanto tiene que ver con un trabajo serio para mejorar las condiciones de su estado y llevar a cabo reformas necesarias.

En la gira mexiquense los funcionarios de Peña Nieto abrieron a los visitantes de EU las puertas de su aparato de seguridad. Los llevaron a conocer el C-4 de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE) para observar el trabajo de sus analistas que procesan información de diversos bancos de datos en colaboración con las secretarías de la Defensa y Seguridad Pública federal, y los equipos de paramédicos y bomberos.

A los visitantes les llamó la atención que la procuraduría estatal no está físicamente presente en el C-4. Los funcionarios de la ASE explicaron que existe un teléfono rojo para comunicarse permanentemente con la procuraduría, pero que esa comunicación no siempre es fácil. En el estado de México se recibe asistencia de Alemania, Israel, Colombia, España y Chile para la operación del C-4.

El cable recuerda que el estado de México, con sus ciudades sobrepobladas y áreas rurales empobrecidas, es tierra fértil para todo tipo de criminalidad, en particular la relacionada con el narcotráfico. Según estadísticas de la propia misión diplomática, los homicidios vinculados al narco registran una constante tendencia al alza. En 2006 fueron 31; en 2007, 11. En 2008 se disparan a 360. Y hasta septiembre de 2009, fecha del cable, eran 231 asesinatos. Ese año la entidad mexiquense ocupaba el sexto lugar en la lista de estados con altos niveles de violencia relacionados con el comercio de drogas.

En lo que señalan como una poco plural selección de interlocutores de la sociedad civil que fueron programados para entrevistarse con la delegación estadunidense, el cable menciona a Ernesto Cárdenas, de la muy respetada organización no gubernamental Insyde (Instituto para la Seguridad y la Democracia), quien elogió el funcionamiento del C-4.

Por otro lado, ponen en duda algunas informaciones que recibieron sobre el desarrollo económico del estado, en particular las obras carreteras para unir los puertos del Pacífico en Michoacán con los del Golfo en Veracruz, para hacer del estado de México un eje logístico. El analista menciona la casi increíble cifra que nos dieron de un 6 por ciento de crecimiento el año pasado.

¿El mismo viejo PRI?

El autor del cable refiere un momento de la conversación que no ha de haber sido cómodo para sus anfitriones. “Presionamos para que nos explicaran en qué radica la popularidad de Peña Nieto. Los funcionarios respondieron explicando los ‘600 compromisos’ o promesas de campaña”, que el gobernador firmó ante notario al inicio de su administración. A nuestros asesores políticos esto les olió más a populismo que a logros duraderos para mejorar las condiciones del estado.

El cable describe el paisaje recurrente en el Edomex, donde en cada edificio público, cada tramo carretero, cada hospital y cada esquina exhibe la propaganda Cumpliendo con el compromiso.

Pero, añade el texto, el trabajo serio ha sido más lento. El estado de México está rezagado en competitividad. En las estadísticas de eficiencia en los negocios de 2009 ocupa el lugar 28 (de las 31 entidades de México). El Edomex todavía no aprueba la legislación necesaria para reformar su sistema judicial, dejando a Peña Nieto muy atrás de otros , y sólo 2 por ciento de sus agentes de seguridad han sido sometidos a un proceso de investigación. Está claro que el gobernador está comprometido con los proyectos de infraestructura populares; no está claro su compromiso con reformas progresistas.

Seleccionados con cuidado para atender a los representantes de Washington, los funcionarios de la oficina de asuntos internacionales de Toluca también pasaron un trago amargo a la hora de explicar por qué Peña Nieto representa un PRI más moderno. Dice el cable: Despotricaron contra los sindicatos anquilosados y los monopolios, pero en la siguiente parrafada sugirieron que ese sistema de intereses políticos y económicos se aglutinará en torno a Peña Nieto para llevarlo a la Presidencia. Interrogados sobre cómo le hará entonces el gobernador para romper con las fuerzas que lo respaldaron, los funcionarios mexiquenses articularon vagas respuestas sobre cómo sólo desde adentro se puede cambiar el sistema y cómo solamente el PRI es capaz de hacerlo.

Con información de Israel Dávila, corresponsal

Enlaces:

Esta nota con vínculos a los cables

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks

México en Wikileaks

El abstencionismo tradicionalmente beneficia al tricolor, opinan los estadunidenses

El mandatario mexiquense financia empresas encuestadoras que den resultados a su favor
Foto
Según Estados Unidos, el PRI del estado de México tiene fama de aprovechar las fisuras en materia de transparencia para hacerse de fondos de campaña con miras a las eleccionesFoto Agencia MVT

Blanche Petrich
Periódico La Jornada
Lunes 23 de mayo de 2011, p. 4

A partir de enero de 2009 y casi seguro que hasta el final del sexenio, la embajada de Estados Unidos ve al PRI haciendo política y campañas electorales guiado exclusivamente por el objetivo de reconquistar el poder en 2012 y lidiando con los conflictos internos que conlleva ese intento.

Para el aspirante del tricolor a la Presidencia mejor posicionado, Enrique Peña Nieto, operar en modo campaña incluye la transgresión de algunas normas que se registran en el cable diplomático 09MEXICO212, como el pago bajo la mesa a medios de comunicación a cambio de coberturas favorables y el financiamiento a empresas encuestadoras que ofrezcan resultados favorables al PRI mexiquense.

Para conseguir su meta –según un análisis de la entonces encargada de negocios de la embajada estadunidense, Leslie Bassett, en un cable para el Departamento de Estado–, el gobernador del estado de México tenía que demostrar que era capaz de traducir su enorme popularidad personal en resultados electorales (para las elecciones legislativas y municipales de julio de 2009).

Así lo expresa en el cable 09MEXICO212, redactado el 26 de enero de ese año y clasificado como confidencial (filtrado a este diario por Wikileaks). Bassett reporta: Quizá como nunca lo había hecho en procesos electorales previos, el mandatario estatal está concentrado y ha lanzado proyectos de trabajo en zonas que le pueden aportar votos; analistas y líderes de su propio partido han expresado ante consejeros políticos de la embajada sus sospechas de que está pagando dinero a los medios bajo la mesa para favorecer una cobertura favorable, y también que financia a empresas encuestadoras para que presenten resultados alterando las tendencias a su favor.

Tres meses después, la representante de Washington en México desayunó con la entonces presidenta del PRI, Beatriz Paredes, quien le aseguró que si Peña Nieto conseguía conducir con éxito las elecciones estatales de 2011, sin duda el mexiquense sería el candidato más fuerte para la carrera por la silla presidencial en 2012. Esto fue el 24 de abril de 2009.

En ese momento, el Revolucionario Institucional se preparaba para las elecciones intermedias de 2009, con la esperanza de convertirse en mayoría absoluta en la Cámara de Diputados. Y Paredes –que entonces dirigía al tricolor y contendía como plurinominal para la Cámara de Diputados– no se contuvo a la hora de criticar al PAN, su principal rival, al que calificó de partido que demostró ser incapaz de madurar y dejar su papel de opositor para asumir una verdadera posición de liderazgo.

Basset detecta en esa coyuntura un quiebre en la relación entre el priísmo y el panismo. Paredes lo confirma: “Insinuó que las relaciones de su partido con el PAN iban a empeorar, incluidos los términos en los que se desarrollaría el siguiente periodo legislativo, si el blanquiazul continuaba con su estrategia de acusar al tricolor de tener nexos con el narcotráfico”. La líder destacó que su instituto había apoyado al partido oficial en más de 95 por ciento de sus iniciativas legislativas, pero que el panismo había puesto en riesgo esta cooperación con sus referencias cáusticas. Anticipó que en el futuro esta relación podría volverse hostil.

Al referirse a la estrategia del gobierno de Felipe Calderón en materia de seguridad, Paredes dijo que el PRI habría sido mucho más eficaz.

Esta conversación consta en el cable confidencial 09MEXICO1202, uno más entre un paquete de despachos diplomáticos en los que se hace puntual seguimiento de la evolución de la carrera de Peña Nieto entre 2006 y 2009.

En el encuentro, que fue cordial, según se desprende de la redacción del cable, Paredes se declaró fan del presidente Barack Obama y por tanto incapaz de dar una opinión objetiva sobre la visita que poco antes había hecho el mandatario estadunidense. También se mostró comprensiva ante algunos temas que suelen crear comentarios ríspidos en la relación bilateral, como el del tráfico de armas (en el que oficialmente el gobierno de México exige a Washington mayor control) y a la lentitud con la que el gobierno de Estados Unidos aprobaba el financiamiento para el cumplimiento de la Iniciativa Mérida.

En cambio, aunque fue interrogada insistentemente sobre sus propias aspiraciones presidenciales, Beatriz Paredes declinó comentar el tema.

Afilando navajas

Para medir la temperatura política, un semestre antes de las elecciones intermedias los asesores políticos de la embajada se reunieron por separado con quienes eran los secretarios de relaciones internacionales de ambos partidos: Celso Delgado, del PRI (entrevistado el día 20) y Juan Bosco Tinoco, del PAN, el 23. Estas conversaciones están registradas en el cable mencionado inicialmente.

Delgado comentó que su partido “iba a centrarse en una campaña negativa contra el PAN, destacando la negligencia de sus autoridades hacia el sector agrícola, el deterioro de la economía y la idea de que el blanquiazul no es menos corrupto que lo que fue el PRI”.

Según el cable, estas críticas tenían algo de cierto y entre las filas panistas había preocupación de que esta percepción los dañara y favoreciera a sus rivales. El panista Tinoco les platicó a los estadunidenses que su partido había organizado dinámicas de discusión con grupos (focus group) internas para conocer el ánimo de la gente y que, a diferencia de los resultados del otoño anterior, en el que la opinión mayoritaria comprendía que las dificultades económicas eran reflejo de la crisis global, en enero esta visión más negativa responsabilizaba al gobierno de Calderón de que no hubiera tomado medidas para mitigar sus efectos.

El 8 de julio de 2009 la embajada reporta los resultados electorales, muy favorables para el tricolor, especialmente en el estado de México; incluso inesperados, según nos dicen algunos de nuestros contactos dentro del PRI, refiere el cable 09MEXICO1993. Ahora sí, para los diplomáticos estadunidenses, Peña Nieto es el gran ganador. En 2006 su partido sólo había ganado en siete distritos electorales; ahora tenía 38 en el bolsillo, de un total de 40. El PAN, en contraste, es el gran perdedor.

El pulso político que se mide en la misión vuelve a cambiar, ya que los priístas ahora reconsideran cuál será su actitud en la Cámara de Diputados que controlan. El partido tendrá que tener cuidado de no traspasar la frontera de la responsabilidad en su trabajo legislativo a riesgo de perder el apoyo electoral que con tanto trabajo consiguió este 5 de julio.

Carlos Flores Rico, diputado priísta, dijo a los asesores políticos estadunidenses que sus correligionarios que pensaban que Peña Nieto sólo era una cara bonita con poder de atracción a escala nacional, sin perspicacia ni habilidad política, ahora tienen que reconsiderar su opinión.

Pero la estrella en ascenso que los diplomáticos empiezan a apreciar en 2009 no tenía ese brillo en 2006, en un cable (09MEXICO1370) enviado el 13 de marzo por el entonces embajador Anthony Garza, comentando los resultados de las elecciones para diputados estatales y presidentes municipales del día anterior. En ese cable se incluye la opinión de un observador afiliado al PRI que asegura que Peña Nieto fue el gran perdedor del día. El PRI, lastrado por el escándalo de la corrupción del ex gobernador Arturo Montiel, perdió algunas alcaldías y obtuvo un magro margen en la legislatura. Su estrecha ventaja la consiguió, según este análisis, gracias a la apatía en la jornada electoral.

La abstención alcanzó 40 por ciento en el estado. Eso tradicionalmente beneficia al PRI, gracias a su voto duro. A la embajada le impresionó mucho más el desempeño que tuvo el PRD, que fue capaz de desplazar al PAN a la tercera fuerza electoral y logró debilitar un tanto al gobernador mexiquense.

Todavía en septiembre de 2008, otro cable de la embajada, el 08MEXICO2793, advertía que las elecciones intermedias de 2009 se presentaban muy cuesta arriba para el PRI, aunque este partido había logrado presentar una fachada de unidad en su 23 asamblea nacional, celebrada en agosto de ese año. Peña Nieto, en opinión del analista, todavía tenía que pelear por consolidar su lugar entre otros aspirantes, como los entonces gobernadores de Veracruz, Fidel Herrera, y de Sonora, Eduardo Bours, o el líder del Senado, Manlio Fabio Beltrones.

En esa coyuntura, el PRI quería promocionarse como la fuerza política capaz de cumplir con sus metas. En conversación con los consejeros estadunidenses, el que era entonces vicepresidente de la mesa directiva del Senado, Francisco Arroyo, comentó de manera cándida que para bien o para mal, el público mexicano percibe al PRI como el partido que roba, pero que gobierna bien.

El despacho refiere las reformas a los estatutos del partido aprobadas en su asamblea, entre ellas una nueva distribución de influencias internas, que reducía el poder de los gobernadores –a quienes algunas voces internas culpaban de las pugnas dentro de la organización– y devolvía facultades que había perdido el Comité Ejecutivo Nacional.

También cita la adopción de la socialdemocracia como definición ideológica del PRI, y como piedra angular que le permitiría diferenciarse del conservadurismo del PAN y la inclinación más a la izquierda del PRD.

Pero más adelante, interrogados por los funcionarios de la sección política de la embajada, los priístas no pudieron ofrecer una definición clara de su visión socialdemócrata. Sólo nos dijeron que su plataforma era más parecida a la de sus pares en Europa que a la de Hugo Chávez (el presidente de Venezuela).

A pesar de todos sus lastres, el análisis de 2008 concluye que el PRI está bien posicionado para la elección del 2009 y mantiene intacta su maquinaria política, con todo y sus 31 gobernadores. Añade que sus representantes propagan, así sea de dientes para afuera, que aprendieron la lección del 2006 (la estrepitosa derrota de Roberto Madrazo) y que, dispuestos a avanzar, se restructuran y permiten el surgimiento de nuevos líderes.

Enlaces:

Esta nota con vínculos a los cables

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks

México en Wikileaks

El ex edil de la ciudad destaca que la policía municipal es la mejor pagada del país

Tijuana se salvó a sí misma, con el apoyo de varios alcaldes de EU: Jorge Ramos

Foto
Menores infractores caminan rumbo a un taller en el Centro de Diagnóstico y Ejecución de Medidas para Adolescentes en Tijuana. Según el ex alcalde de esa ciudad Jorge Ramos, el narcotráfico adoctrina a niños y adolescentes utilizando música, por lo que se decidió prohibir la difusión de narcocorridosFoto Xinhua

Rosa Elvira Vargas
Periódico La Jornada
Lunes 23 de mayo de 2011, p. 6

Ante los cables consulares a los cuales La Jornada tuvo acceso por medio de Wikileaks, en los que personal diplomático de Estados Unidos asignado a Tijuana criticaba la lucha anticrimen en esa población mientras públicamente la ensalzaba, el ex alcalde de esa ciudad, Jorge Ramos, defiende los resultados de la estrategia aplicada: drástica reducción de asesinatos a partir de 2010 y en general de la incidencia delictiva, depuración de 600 elementos policiacos, 200 de los cuales están sujetos a proceso judicial, y la conformación del cuerpo local del orden mejor pagado y equipado del país.

La conjunción de un modelo de combate al crimen organizado coordinado por el Ejército –ratificado como tal aun después del cambio en la administración municipal– con una política social para fomentar simultáneamente la denuncia ciudadana y las actividades culturales llevan al ex munícipe a exclamar: Tijuana se salvó a sí misma.

Pero acota: “reconozco el apoyo que me dieron el alcalde de San Diego, los otros 18 del condado e incluso Antonio Villarraigosa, de Los Ángeles. ¡Muy bien! Pero repudio la contradicción de un gobierno que me aplaude el esfuerzo (anticrimen) y por otra parte aprueba el consumo de la mariguana. Ese hecho nos daña más que cualquier cártel, porque nos hace una puerta de paso, un corredor para abastecer su demanda”.

En La Jornada –18 de mayo de 2011– se reseñan los cables enviados a sus superiores jerárquicos por el cónsul de Estados Unidos en Tijuana, Steven Kashkett, en los cuales duda de la efectividad de la estrategia contra el crimen organizado, insiste en la protección de la policía hacia los delincuentes e incluso duda de las estadísticas oficiales sobre los progresos en la seguridad.

Ramos gobernó Tijuana entre el primero de noviembre de 2007 y el 31 de octubre de 2010. No desmiente que hasta principios del año pasado la violencia prevalecía con índices elevados pese al nuevo programa de acción (alrededor de 700 crímenes anuales y 6 mil 500 denuncias mensuales, las cuales se han reducido a alrededor de 4 mil), porque en ese momento “estás rompiendo el status quo”, y el crecimiento y la expansión del crimen no se logran sobre todo sin la protección de la autoridad local.

Además, “te topas con infraestructura vieja. Los policías comían sobre los cofres de las patrullas, orinaban en los estacionamientos. Sin capacitación, compraban su armamento... y te das cuenta de que todo ese sistema anárquico hace posible tal estado de cosas. Entonces, debes transformar a la policía local.

“Hoy –añade con vehemencia– la municipal de Tijuana es la mejor pagada del país (16 mil pesos recibe el de menos salario), recibe dos procesos de capacitación permanente, así como de evaluación y confianza. Y empezamos a dar de baja a los que no servían. ¡Había policías que no le pegaban a la silueta! Cuando se dan enfrentamientos entre la policía y el crimen, y algún civil resulta herido se debe a la impreparación policiaca. Actualmente su armamento está en igualdad de circunstancias que el de los maleantes, el blindaje de su chaleco es nivel 4 y sus patrullas tienen equipo interno y externo de video, lo cual nos permite ver cómo reaccionan, qué hicieron y qué no, ante determinado evento.”

No se limita en elogios al Ejército y a los generales encargados del combate a la delincuencia organizada en esa zona, Sergio Aponte Polito y su relevo, Alfonso Duarte, como cabezas del Grupo de Coordinación Baja California.

Resalta el fomento de la denuncia ciudadana, fundamental para el cambio en Tijuana, pues la gente sabe cómo se llaman, dónde viven, a qué horas llegan... y empezaron a llegar los reportes de la gente.

Adicionalmente, en Tijuana se modificaron reglamentos mercantiles para que todo contrato de arrendamiento se registre ante un juez, y así dejar sin casas de seguridad a los malhechores, y se convocó a la ciudadanía a eliminar los vidrios polarizados de sus autos. En suma, le fuimos quitando espacios a la delincuencia que la misma sociedad les había dado inconscientemente.

Al mismo tiempo, señala Jorge Ramos, se prohibieron los narcocorridos. Dice que el propio teniente coronel Julián Leyzaola, entonces jefe de la policía municipal, llamaba a los productores artísticos para establecer la prohibición. A la medida se sumaron las radiodifusoras e incluso se extendió hasta los autobuses urbanos, apunta.

“El modelo Tijuana tiene un apartado que se llama subcultura del narco. Hay que eliminarla porque el asunto es aspiracional. El narcotráfico adoctrina a nuestros niños y jóvenes a través de la música, de antivalores. Su raíz cultural está en el Malverde, en la Santa Muerte. Y todas esas capillitas las tumbó el Ejército en Tijuana.”

En forma paralela, la cultura empezó a tomar las calle. Cuando antes todo mundo al oscurecer se refugiaba en su casa, la vertiente cultural se encargó de sacarla de ahí. Exentamos de impuestos todas las expresiones artísticas, movilizamos más de 600 mil personas en espectáculos nocturnos para que la gente venciera el miedo.

Porque ése fue el reto: el miedo contra la esperanza. Y hubo en el trienio 172 actividades culturales públicas, como la ópera al aire libre que congregó a 7 mil ciudadanos en la Calle 12 y la avenida Libertad. La Orquesta Sinfónica de Baja California tocó en el otrora nido de malvivientes que era el bulevar Playas de Tijuana, se duplicó hasta llegar a 615 mil metros cuadrados de áreas deportivas, y el año pasado, 172 mil tijuanenses bailaron la coreografía de una canción compuesta por su paisana Julieta Venegas, en señal de libertad.

En todos esos logros, asegura también, no hay un solo héroe visible porque en realidad son muchos: las iglesias, los empresarios, los medios de comunicación, el Ejército, la policía y la ciudadanía en general.

Y su conclusión: ninguna ciudad del país se va a recuperar a sí misma si no pelean por ella. Tienes que merecer la paz, te la tienes que ganar. Pero si los de Monterrey se van a vivir a Laredo y los de Juárez a El Paso... el miedo es entendible; yo lo tuve. Pero no se vale un miedo que te paralice y te haga cómplice.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks


México en Wikileaks

Desde agosto de 2009 a Enrique Peña ya le preocupaba una traición del blanquiazul

El pacto AN-PRI se anunció antes a Washington

Blanche Petrich
Periódico La Jornada
Lunes 23 de mayo de 2011, p. 5

El gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, comentó en agosto de 2009 con el entonces encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos, John Feeley, la posibilidad de que el PRI y el PAN firmaran un pacto que permitiría al partido oficial obtener los votos necesarios en la Cámara de Diputados para aprobar la iniciativa presidencial para el presupuesto de ingresos 2010, que incluía un aumento de 2 por ciento al llamado impuesto antipobreza. A cambio, el blanquiazul prometía no aliarse con el PRD para la contienda electoral mexiquense en julio de 2011.

Tres meses después, efectivamente ese pacto se firmó en secreto con tres firmas al calce: las de los entonces presidentes del PAN, César Nava, y del PRI, Beatriz Paredes, y del en ese tiempo secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont. El documento –primero negado y después ventilado en medio de un fuerte choque entre los dos partidos– tuvo un curso desafortunado para el blanquiazul y a la postre se cobró los puestos del propio Gómez Mont y de Nava.

Textualmente, Feeley –quien ahora vuelve a fungir como encargado de negocios, ante la renuncia formal del embajador Carlos Pascual– relató así lo que el gobernador le comentó en esa reunión en Reforma 305, en el cable diplomático 09MEXICO2579, filtrado por Wikileaks a La Jornada:

Peña Nieto habló sobre las perspectivas de la próxima sesión legislativa (que tenía que aprobar la ley de ingresos a más tardar el 20 de octubre), haciendo notar que su partido, el PRI, estaba considerando cuidadosamente colaborar con el gobierno de Calderón para abordar los problemas económicos del país, sin dejar de evaluar el costo político que pagaría por esta colaboración, sobre todo si se trataba de aumentar impuestos.

El mandatario mexiquense hizo notar la preocupación del PRI de ser traicionado por el PAN en este eventual acuerdo de colaboración si los panistas decidían aliarse con el PRD, en una apuesta para debilitar a un nivel político mucho más poderoso.

En otro párrafo, el encargado de negocios estadunidense informa sobre una reunión privada que en esos días había sostenido el gobernador Peña Nieto con el presidente Felipe Calderón. Ésta nunca trascendió a los medios.

El gobernador mexiquense había solicitado una cita en los servicios consulares para tramitar una visa para una de sus hijas, que iba a estudiar a la academia Overbrook, en Rhode Island, una high school católica para niñas.

Mediante su coordinador de Asuntos Internacionales, Arnulfo Valdivia, aprovechó el viaje para pedir una reunión formal. Aunque el embajador Pascual ya había presentado sus cartas credenciales unos días antes, Peña Nieto fue recibido por Feeley. Poco antes, a través de la Procuraduría de Justicia mexiquense, el gobierno de la entidad había solicitado al gobierno estadunidense ayuda en varios rubros relacionados con seguridad: información, tecnología, capacitación y asistencia.

En la conversación –según reporta Feeley en este cable, clasificado confidencial y delicado, fechado el 31 de agosto de 2009–, Peña Nieto también habló sobre seguridad. Expresó que la nueva correlación de fuerzas surgida de las elecciones intermedias del 5 de julio de ese año le permitiría impulsar una solución a los problemas de inseguridad. Habló de reformar las corporaciones policiacas y de crear una policía metropolitana que pudiera suplantar a las ineficientes policías municipales.

Pero el tema central de la conversación fue la ley de ingresos que estaba aún en debate en la Cámara de Diputados y el papel que el fortalecido PRI podría jugar, en contra o a favor, de la propuesta del Ejecutivo.

Foto
Fernando Gómez Mont, uno de los artífices del fallido pacto entre PAN y PRI en 2009Foto Guillermo Sologuren

Mes y medio después, en otro cable de la embajada de EU (09MEXICO3010), a Peña Nieto se le describe entre los gobernadores que estaban en favor del aumento de 2 por ciento en el IVA. El mexiquense se oponía a elevar el precio de referencia del petróleo, considerando que en caso de una caída de los precios el presupuesto de los estados se vería afectado. El despacho ya lleva la firma de Carlos Pascual, quien había presentado cartas credenciales en agosto de ese año.

La mayoría de los gobernadores prefieren no confrontarse con el presidente Calderón, ya que esto puede resultar costoso de cara a las elecciones del 2012, dice el embajador. “Como puntero en la carrera presidencial –decía ya desde entonces–, a Peña Nieto le interesa más enfrentar las decisiones difíciles en materia fiscal ahora y no tener que llegar al 2012 con incertidumbre en materia de impuestos, sin seguridad en los precios del petróleo y con una carga de deuda mayor.”

Los observadores de la embajada llevaban ya tiempo ocupándose del tema. Así consta en otro cable de Feeley, confidencial y delicado, enviado el 21 de julio (09MEXICO2126). Estaba por arrancar la 61 Legislatura y las fracciones políticas de diputados y senadores debatían sus respectivas agendas, con el PRI como fuerza dominante en las dos cámaras. El entonces encargado de negocios, Feeley, preveía que el tricolor no parecía encaminado a seguir un curso obstruccionista, pero sí intentará distinguirse de las posiciones del PAN y golpear a su adversario cada vez que sea posible.

El 16 de julio los consejeros políticos de la embajada tuvieron una reunión con el dirigente priísta Samuel Aguilar, quien les dijo que en los tres años anteriores su partido había apoyado mucho al PAN, pero que a partir de ahora el patrón de coincidencias en los votos iba a cambiar.

El diputado duranguense no confirmó –a pregunta expresa de los estadunidenses– una posible alianza entre las fracciones del tricolor y el sol azteca para evitar la formación de un frente PAN-PRD. El PRI va a acercarse más al PRD, ya que, según nos comentó Aguilar, es más manipulable.

El cable concluye, luego de reseñar detalladamente los puntos de vista de Aguilar: “El enfoque del PRI frente a la agenda de la 61 Legislatura tiende a ser más de colaboración. Pero es probable que el tricolor sea menos generoso con el PAN y más amistoso con el PRD, buscando destacar como un partido capaz de hacer frente, de manera proactiva, a los problemas del país”, con una agenda económica definida y un lado suave en el debate sobre seguridad.

Poco después, Carlos Pascual –que presentó sus cartas credenciales en agosto de ese año– vuelve sobre el mismo tema de los equilibrios y posibles alianzas, al reportar sobre una reunión de líderes del PRI, gobernadores y legisladores que se organizó para lograr un consenso sobre el tema del presupuesto. Ésta fue el 12 de octubre (el plazo para votar la ley vencía el día 20). En ese momento ya le reportan que –a diferencia de algunos de sus correligionarios– Peña Nieto sí favorece el 2 por ciento del IVA de la propuesta calderonista y no apoya un aumento en el precio de referencia del petróleo, que en caso de una caída de precios afectaría, entre otras cosas, el presupuesto de los estados.

Enlaces:

Esta nota con vínculos a los cables

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks

No hay comentarios.:

Publicar un comentario