10/05/2011

Es tiempo de cerrar e ste laboratorio de guerra en el que crece la degradación social, dice


Espino demanda a Calderón rectificar, pues la narcopolítica puede sentar sus reales en 2012
Foto
El ex presidente panista Manuel Espino presentó en un hotel de la ciudad de México su iniciativa Volver a empezar, la cual se enfoca a la preservación de la seguridad públicaFoto Cristina Rodríguez


Alma E. Muñoz
Periódico La Jornada
Martes 10 de mayo de 2011, p. 13

Manuel Espino convocó al gobierno federal a rectificar la estrategia de combate al crimen organizado, porque “existe la posibilidad de que en 2012 la narcopolítica siente sus reales en el escenario electoral”.

No basta, sostuvo, con pedir al presidente Felipe Calderón la destitución de Genaro García Luna como secretario de Seguridad Pública federal. Sí vale la pena que (el funcionario) renuncie, es diferente. Ojalá y lo haga por sentido de responsabilidad, por paliar un poco el daño que ha hecho al no resolver los problemas de la inseguridad en México.

Al presentar una estrategia para la paz justa, surgida del movimiento que encabeza, Volver a empezar, el ex presidente del Partido Acción Nacional (PAN) indicó que hay bases para plantear la hipótesis de la narcopolítica, porque el crimen organizado ya ha asestado fuertes golpes a la clase política, y esto podría ser el inicio de una era de funestas consecuencias para la integridad y la soberanía nacional.

Manifestó que los resultados de la estrategia federal, a cuatro años de su puesta en marcha, aconsejan rectificar, cerrar este laboratorio de guerra en el que se experimenta a gran escala, y cada vez con mayor degradación social y desesperanza, con la vida de los mexicanos.

Expresó en entrevista su desconfianza hacia García Luna, porque no tiene el perfil para un cargo en el que se tienen que dar resultados de seguridad y no de violencia. Más allá de versiones o sospechas de parcialidad en el combate al crimen organizado, no es la persona con el perfil para dar seguridad a los mexicanos, remarcó.

Así que convocó al gobierno federal a considerar la propuesta que surgió de Volver a empezar, a partir de la participación de más de 180 mil ciudadanos, y de especialistas de más de 20 países, y a Felipe Calderón a liderar una gran concertación nacional, que lo haga transitar de ser un presidente de guerra a un presidente de paz.

Espino resaltó que la criminalidad impone un desafío radical que exige atención inmediata a la sociedad y al Estado, y planteó que el Ejecutivo federal debe escuchar el clamor ciudadano y optar por las armas de la paz y no de la guerra.

Insistió, sin embargo, que el reclamo no puede quedarse en exigir la renuncia de García Luna, porque es muy pobre la propuesta, sino ir más allá, plantear cosas concretas como el tipo de gente que queremos (encabezando la estrategia de combate al crimen organizado) o cómo hacemos para que no haya violencia, pues ello –sostuvo Espino– ha permitido al Presidente encontrar varias veces el pretexto para seguir con su guerra.

Anunció que el proyecto de estrategia para la paz justa en México se le hizo llegar a Calderón, a quien le recordó, parafraseando a Francisco I. Madero, que México está pasando por uno de los periodos más peligrosos de su historia, y sólo el patriotismo de todos los mexicanos podrá salvarlo de los peligros que lo amenazan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario