14/09/2011

Paramilitares sitian poblado zapatista y amagan con matar a todos, denuncia JBG


Alineación al centroDefenderemos nuestra tierra a como dé lugar, advierten autoridades autónomas de San Patricio


Hermann Bellinghausen
Enviado
Periódico La Jornada
Miércoles 14 de septiembre de 2011, p. 21

San Cristóbal de las Casas, Chis., 13 de septiembre. La junta de buen gobierno (JBG) Nueva semilla que va a producir, del caracol zapatista de Roberto Barrios, en la zona norte del estado, denunció que la comunidad de San Patricio, en el municipio autónomo La Dignidad (ayuntamiento oficial de Sabanilla), se encuentra sitiada por más de un centenar de paramilitares de distintas comunidades de Tila y Sabanilla, quienes realizan disparos, tienen bloqueados todos los caminos, han quemado 18 hectáreas en las últimas horas, saqueando milpas, y amenazan con asesinar a los zapatistas que se nieguen a abandonar sus tierras.

Los agresores –de grupos oficialistas– se remiten al tristemente célebre grupo paramilitar Paz y Justicia, que asoló el área durante una década después del levantamiento zapatista de 1994. Proceden de las comunidades Ostelukum, El Porvenir, Los Naranjos, Velasco Suárez y Unión Hidalgo. Los encabezan Rogelio Ramírez Vázquez, el policía municipal de Tila Mario Vázquez Cruz y Samuel Díaz Díaz, de Sabanilla.

La JBG describe las amenazas y agresiones como muy críticas e insoportables, y hace una relación reciente: el pasado día 7, tres presuntos paramilitares (Ambrocio Díaz Gómez, Santiago Díaz Cruz y Miguel Díaz Díaz) se presentaron en el domicilio de una autoridad autónoma de San Patricio y amenazaron con que van a entrar a invadir y desalojar la comunidad, porque no se está pagando el impuesto predial, como un pretexto para entrar a provocar, de que si no entregan las tierras por la buena entrarán a masacrarlos a todos; lo primero que dicen van a hacer es matar tres de nuestros compañeros para que los demás se refugien en otras partes sin defenderse.

El día 10, estos paramilitares realizaron varios disparos en orilla de la comunidad. Esa noche, unos 100 agresores se posicionaron a 200 metros de la comunidad y acamparon en la casa grande que era del finquero. Se trata de tierras recuperadas por los zapatistas hace tres lustros. Al amanecer del día 11 se registraron varios disparos desde la misma posición; a las 10 empezaron a talar todas las matas de árboles maderables del trabajo comunitario de potrero; luego cortaron todas las milpas alrededor de donde están posicionados los agresores y lo cargaron hasta sus casas.

Sacrificaron dos puercos que tantearon de un zapatista en las afueras de San Patricio, y otro más llegó lastimado de un machetazo. A las 15 horas hubo nuevos disparos, destruyeron los alambrados del potrero colectivo y quemaron 18 hectáreas. En la madrugada del día 12 los paramilitares realizaron diversos disparos con armas de alto calibre.

El dirigente paramilitar Samuel Díaz Díaz había amenazado la víspera a Manuel Cruz Guzmán, autoridad oficial del comisariado de San Patricio, de que los zapatistas tienen que ser desalojados, y que ya están preparadas sus armas de fuego, que son de diferentes calibres.

Estos “delincuentes paramilitares –dice la JBG– andan robando en las diferentes comunidades y ahora actúan contra nuestros compañeros, los tienen muy vigilados en sus milpas y en los caminos, de día y noche, y las bases de apoyo del EZLN no pueden salir a sus trabajaderos”.

Actualmente, los invasores paramilitares están distribuidos en el monte, en los caminos, para que si alguien de nuestros compañeros y compañeras sale a buscar sus necesidades lo detienen para interrogarlo, torturarlo y asesinarlo de una vez.

La JBG sostiene: Nuestros compañeros y compañeras están en grave peligro, a la vez que advierte que defenderán la tierra recuperada a como dé lugar. Responsabiliza de la situación y de lo que pueda pasar al gobierno de Juan Sabines Guerrero y a los alcaldes de Sabanilla, Jenaro Vázquez López, y de Tila, Sandra Luz Cruz Espinoza.

El comunicado completo de la junta de buen gobierno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario