04/09/2010

El Ejército de Dios, de filiación priísta, apoya nueva autopista

Arrecian las agresiones de paramilitares contra Mitzitón

Hermann Bellinghausen
Periódico La Jornada
Sábado 4 de septiembre de 2010, p. 13

En estos momentos tememos por nuestra seguridad y la de nuestras familias, porque los paramilitares nos están agrediendo cada vez más, denunció hoy la comunidad de Mitzitón, en el municipio de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Desde el pasado 30 de agosto se han recrudecido los ataques del grupo de pobladores no cooperantes, identificados con el Ejército de Dios.

La tarde del 3 de septiembre, añade la asamblea comunitaria, el grupo paramilitar, reunido en la casa de Gregorio Gómez, agredió con resorteras a varias mujeres procedentes de la casa ejidal, resultando muchas de ellas heridas en diferentes partes de sus cuerpos.

Los ejidatarios de Mitzitón, adherentes de la otra campaña del EZLN, sostienen que su lucha, justa y digna, es en defensa de su tierra y territorio. Desde hace dos años la comunidad se resiste al paso por sus campos, bosques, manantiales y solares de una proyectada autopista San Cristóbal-Palenque, algo que por ahora niegan las autoridades estatales, así como la ampliación de la vía a Comitán, que permitiría el entronque con la ruta a Palenque.

El Ejército de Dios, agrupación militarizada de la Iglesia evangélica Alas de Águila, de filiación priísta, se ha manifestado en favor de las autopistas y ha violado repetidamente los acuerdos comunitarios.

El lunes pasado la comisión de vigilancia de bosques de la asamblea se reunió para realizar un trabajo comunitario de construcción de aula en Maiszckuric. Allí fueron hostigados por paramilitares encabezados por Francisco Gómez Díaz, Gregorio Gómez Jiménez y Celestino Pérez Hernández.

Este grupo seleccionaba árboles para derribarlos, sin autorización. Iban en carros de diferentes modelos y se bajaron haciendo muestra de que van a sacar pistola y disparar, por lo que nuestros compañeros se huyeron. Ese mismo día una comisión de seis personas se dirigió a Maiszckuric para aclarar lo sucedido y los paramilitares lo negaron todo y Gómez Jiménez dijo que ellos también cuidan el bosque.

El martes por la mañana, los paramilitares dieron vuelta hasta el crucero de Rancho Nuevo, entrando por Dos Lagunas llegaron a Maiszckuric y empiezan a tumbar tres árboles, relatan los ejidatarios. El mismo Gregorio fue quien taló y se regresó a su casa. Los ejidatarios acordaron llamarlo para que aclarara por qué, si dijo que su gente está cuidando el bosque, ahora estaban talando los árboles más grandes. Él se negó a venir y su gente atacó a la comisión con piedras y palos, dañando una camioneta, pero nuestros compañeros lograron subir a Gregorio y traerlo a la cárcel rural.

Posteriormente, los agresores destruyeron otro vehículo y robaron 5 mil pesos. A Guadalupe Díaz Heredia lo golpearon salvajemente. Para entonces ya se hicieron presentes policías de diferentes corporaciones y dos helicópteros a vuelo raso sobre nuestra comunidad; los paramilitares les lanzaron piedras a los policías y ahí se golpearon entre ellos.

Más tarde los ejidatarios entregaron a Gregorio Gómez a la policía y exigieron que se retiren de la comunidad los dirigentes Francisco Gómez Díaz y Gregorio Gómez Jiménez. Por la noche, los no cooperantes robaron una tienda, quemaron cercos y rompieron láminas de techos. Luego rodearon e intentaron ingresar a una vivienda donde se encontraba sola una de nuestras compañeras.

El miércoles una comisión de ejidatarios viajó a Tuxtla Gutiérrez para presentar pruebas ante las autoridades, suficientes para consignar a Gregorio Gómez. No obstante, la documentación del caso es deficiente, señalan los ejidatarios, pues el fiscal indígena Marcos Shilón no pone interés ni realiza su trabajo. El pasado 4 de agosto sólo archivó una denuncia de tala de 61 árboles. Si hubiera actuado habría evitado esto que estamos padeciendo. Esa vez también le dimos pruebas suficientes y nombres para que comenzara la investigación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario