27 sep 2010

Llueven críticas de ONG a Ulises Ruiz por desdeñar la crisis en San Juan Copala

Con su dicho el gobernador vuelve a golpear a los indígenas triquis, dice vocero del municipio


Víctor Ballinas y Matilde Pérez
Periódico La Jornada
Lunes 27 de septiembre de 2010, p. 17

Agrupaciones defensoras de los derechos humanos consideraron que el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, no puede negar la existencia de un conflicto grave en San Juan Copala. Sus declaraciones de que no hay paramilitares, ni muertos ni desaparecidos en ese lugar sólo muestran el desdén que tiene para atender los problemas en esa zona.

Agnieszka Raczynska, secretaria ejecutiva de la Red Todos los derechos para todos, dijo que “con esas aseveraciones Ruiz quiere negar la realidad que se vive en esa región desde hace años. Las organizaciones pro derechos humanos que integran la red han documentado violaciones graves a las garantías: ejecuciones, asesinatos, violaciones sexuales, cometidas por paramilitares”.

Recordó que es tal la situación de violencia, de impunidad, de abusos, que misiones de observación internacional han viajado a Oaxaca, y en especial a esa región.

El presidente de la Liga Mexicana de Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh), Adrián Ramírez, consideró que en San Juan Copala desde hace varios años las organizaciones civiles han denunciado la existencia de grupos armados, de ejecuciones, asesinatos y un sinfín de violaciones, y las declaraciones del gobernador Ruiz tratan de ocultar un conflicto grave. Tendría que responder por qué la procuradora general de Justicia de Oaxaca, María de la Luz Candelaria, nos dijo, el 7 de junio pasado, cuando íbamos en la caravana humanitaria Bety Cariño y Jyri Jaakola, que no podíamos pasar porque no había condiciones; que el líder de Ubisort, Rufino Juárez, estaba armado.

La Limeddh ha denunciado, primero, los asesinatos “o ejecuciones” de Felícitas Martínez Sánchez y Teresa Bautista Merino, ocurridos el 7 de abril de 2008. Posteriormente dio cuenta del asesinato de Bety Cariño y Jyri Jaakola, el 27 de abril pasado.

Resaltó que la situación de la región triqui fue llevada a la confrontación interna y al fratricidio como una política de Estado para dividir, confrontar y someter a los pueblos, y desde el gobierno estatal con total impunidad se alienta la acción paramilitar.

Ruiz quiere minimizar un problema real

Édgar Cortez, del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, dijo que “las declaraciones del mandatario estatal, son sólo eso, declaraciones sin sustento; no son resultado de una investigación exhaustiva de lo que sucede en ese municipio. Si algo ha quedado claro es la falta de atención de las autoridades locales para determinar lo que ocurre: las ejecuciones, los homicidios, las agresiones”.

Con esas declaraciones, Ruiz quiere minimizar un problema real que hay en ese estado; quiere justificar la inacción de su gobierno, porque desde luego eso ha contribuido a que la situación se agrave mucho más.

Fabián Sánchez, director de Litigio Estratégico en Derechos Humanos, dijo que es lamentable el pronunciamiento del gobernador de Oaxaca. “Claro que en esa entidad hay graves casos de violaciones a los derechos humanos, de ejecuciones, violaciones sexuales, asesinatos, de grupos armados, los casos se están ventilando en las instancias internacionales. Han viajado a ese estado relatores de la ONU, de la CIDH y otras misiones internacionales para constatar la situación en San Copala y otras zonas del estado”.

Menosprecio a las víctimas

Al afirmar que no hay muertos, desaparecidos ni grupos paramilitares en la región triqui, el gobernador Ruiz vuelve a golpear a los indígenas que durante más de tres años han luchado por sostener al municipio autónomo de San Juan Copala, y también demuestra su menosprecio a las viudas, huérfanos y mujeres violadas, dijo Marcos Albino, vocero del citado municipio oaxaqueño.

Agregó que tras la salida de las últimas 50 familias de San Juan Copala, los integrantes del Movimiento de Unificación de la Lucha Triqui (MULT) y de la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort) presionan a los triquis de otras comunidades –entre ellas de Agua Fría, Santa Cruz Tilapa y Yosoyuxi– que están en favor de una forma de gobierno diferente. A nosotros nos sacaron, pero ello no significa renunciar al municipio autónomo, asentó.

Ruiz Ortiz se burla de los indígenas y nos reta, pero no vamos a responder con violencia ni acudiremos a un diálogo con la Ubisort ni con el MULT cuando persisten las amenazas, la impunidad, injusticia y los asesinatos, señaló.

Apuntó que las mujeres y niños triquis continuarán denunciando, desde el plantón en el Zócalo de la ciudad de México, las agresiones contra los indígenas que luchan por la autonomía de San Juan Copala.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario