8 sep 2010

No merecen terminar en estadística: expertos

Los asesinados no son víctimas colaterales

Alfredo Méndez
Periódico La Jornada
Miércoles 8 de septiembre de 2010, p. 9

Los civiles asesinados por el Ejército, a los que las autoridades consideran víctimas colaterales que resultan de la guerra contra el crimen organizado, no merecen terminar convirtiéndose en parte de la estadística de más de 28 mil muertos en lo que va del sexenio, sostuvo el académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y experto en seguridad nacional, José Luis Piñeyro.

Al participar el pasado lunes en el foro denominado El saldo de la guerra de Calderón contra el narcotráfico, organizado por Casa Lamm y La Jornada, Piñeyro coincidió con el analista y consultor en temas de seguridad Simón Vargas, respecto de la necesidad de que la administración del presidente Calderón dé un golpe de timón urgente en la estrategia nacional anticrimen.

Ambos especialistas aseguraron que la implementación de retenes y operativos militares en diversas ciudades del país con alta presencia de narcotraficantes, ha propiciado que se dispare el número de violaciones a los derechos humanos de miles de mexicanos que son ajenos al crimen, pero que al ser confundidos con delincuentes han sido atacados por soldados. El caso más reciente, el domingo pasado contra una familia en Nuevo León, es un hecho que confirma lo erróneo de esta estrategia calderonista que no ha dado resultados, dijo Piñeyro.

De su lado, Simón Vargas expuso que “a pesar de todas las acciones anticrimen continúan los resultados negativos en la guerra contra el narcotráfico, pues se siguen dando las ejecuciones, los enfrentamientos, las extorsiones, el cobro por protección, la muerte de civiles en enfrentamientos de las fuerzas armadas, el cierre de consulados, las alertas de Estados Unidos recomendando no trasladarse a nuestro país por el incremento en los niveles de inseguridad, así como la ausencia de programas de prevención y rehabilitación en materia de consumo de drogas y de readaptación y reinserción social de los delincuentes”.

Urge la exploración de otras variables para combatir el narco. Estamos apuntando algunas en materia de educación, ética, salud, deporte, economía, cultura, agricultura, por mencionar algunas, puntualizó el analista.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario