10/09/2010

Represalia por edificar una escuela autónoma, asegura la JBG del caracol de Oventic

Expulsan 170 bases zapatistas de Chilón


Hermann Bellinghausen
Periódico La Jornada
Viernes 10 de septiembre de 2010, p. 18

Unas 170 bases de apoyo del Ejército Zapatista de Libración Nacional (EZLN) fueron expulsadas la madrugada de este jueves de la comunidad tzeltal San Marcos Avilés, municipio de Chilón, Chiapas. La acción fue perpetrada por miembros de PRI, PRD y PVEM en represalia por la edificación de una escuela autónoma en la localidad. La junta de buen gobierno (JBG) del caracol de Oventic denunció que los agresores, encabezados por Lorenzo Ruiz Gómez y Vicente Ruiz López, llegaron con machetes, palos y armas de fuego, entraron en dos casas e intentaron violar a dos mujeres. Para no responder la provocación, los zapatistas dejaron sus casas y pertenencias. Hombres, mujeres y niños se encuentran en estos momentos refugiados en el monte, sufriendo, hambre, frío, desvelo y miedo.

Refiere la JBG que bases zapatistas de Pamalá y Guadalupe el Kaptetaj, municipio de Sitalá, informaron que Manuel Vázquez fue citado a la fuerza por autoridades y dirigentes partidarios de San Marcos y Pamalá a finales de agosto, le demandaron desmantelar la escuela, y dicen que van a continuar con otras comunidades con escuelas autónomas.

De acuerdo con la JBG, el objetivo de esas acciones, propiciadas por los tres niveles de gobierno, es impedir la educación de nuestros niños y el avance de la construcción de nuestra autonomía. Manuel Vázquez fue vejado y encarcelado el 21 de agosto, junto con Guadalupe Kaptetaj. Al liberarlos, sus captores les dijeron que abandonen la organización zapatista, que no informaran en la JBG y que les iban a quitar las tierras que compraron hace más de 10 años”. Amagaron con solicitar a la Procuraduría Agraria la cancelación de los derechos agrarios a 15 ejidatarios de San Marcos Avilés. El 24 y 25 de agosto se apoderaron de 29 hectáreas con 5 mil 850 matas de café, 10 hectáreas de milpa, frijolares, vacas, caballos y tres casas, y destruyeron un platanar.

El 8 de septiembre los invasores sacaron el ganado, robaron los cercos e hicieron disparos al aire. “Dicen que es el primer paso contra nuestros compañeros, y que el siguiente es desalojarlos del ejido y que sus esposas y sus hijas se quedarán para los partidistas y luego quemarán sus casas.

Los malos gobiernos no saben cómo detener la lucha de liberación nacional de los zapatistas, por eso están queriendo detener la educación autónoma, señala la JBG. No obstante, advierte, vamos a seguir con la educación autónoma en todo el territorio zapatista, nuestros hijos e hijas ya no van a estar en las escuelas oficiales porque allí nunca van a enseñar la verdad de cómo vivimos los pueblos indígenas y todos los pobres de México. Nuestros compañeros fueron desalojados en estas últimas horas, tienen que regresar a sus hogares y exigimos que sean respetados.

(Comunicado completo)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario