06/09/2011

El déficit de plazas es de 1.3 millones y la desocupación afecta más a los profesionistas



La ASF documenta que son falsas las cifras sobre empleo divulgadas por Javier Lozano

Informe de la auditoría comprueba que la mayoría de los pocos trabajos creados son eventuales

El documento confirma que Felipe Calderón incumple su principal promesa de campaña

Enrique Méndez
Periódico La Jornada
Martes 6 de septiembre de 2011, p. 15

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) informó que el gobierno de Felipe Calderón no ha cumplido con su principal oferta de campaña, la de crear empleos, y que actualmente existe déficit de un millón 331 fuentes de trabajo, de acuerdo con datos oficiales.

En el informe de avance de gestión financiera 2011 que entregó a la Cámara de Diputados, la auditoría indicó además que el empleo permanente se ha reducido frente el eventual y que más de un tercio de la población desempleada tiene un alto nivel de instrucción, con estudios de educación media y superior, debido a que las empresas han optado por contratar mano de obra poco calificada.

Lo anterior se corrobora con el hecho de que en este sexenio ha disminuido la desocupación en la población con estudios hasta de secundaria, señaló.

En contraste con las cifras que ayer presentó el secretario del Trabajo, Javier Lozano, respecto de que en lo que va del sexenio se han creado un millón 529 mil plazas, la ASF señaló que sólo han sido 950 mil 772, cuando la meta impuesta en el Programa Nacional de Financiamiento al Desarrollo (Pronafide) 2008-2012 fue de 2 millones 282 mil 124 puestos de trabajo, por lo que el déficit es de un millón 331 mil 352, esto sin la demanda agregada.

También, y a diferencia del reporte difundido ayer por el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Daniel Karam, la auditoría resaltó que entre diciembre de 2010 y junio de 2011 sólo se registraron 450 mil 305 nuevos asegurados, y no 979 mil.

Explicó que el empleo permanente retrocedió de 87.2 por ciento del total a 86.6 en el primer semestre de este año, y sigue siendo inferior al 88.8 por ciento que se tenía cuando Felipe Calderón inició su mandato.

Refirió que por tipo de actividad económica, las ramas que cuentan con el mayor número de afiliados son industrias de transformación; servicios para empresas, personas y el hogar, así como comercio, que concentraron 69.7 por ciento del total de trabajadores afiliados al IMSS, y crearon 479 mil 413 empleos en promedio, esto es, 73.7 por ciento del generado en el primer semestre.

En el caso de la tasa promedio de desocupación, ascendió a 5.2 por ciento, que si bien es menor en un punto a la del mismo periodo de 2010 y de 1.2 por ciento respecto de 2009, cuando el desempleo llegó a su máximo nivel, aún está por encima de los resultados previos a la crisis, cuando fue de 3.9 por ciento.

Además, cuestionó que se ha deteriorado la calidad del empleo, ya que las empresas “avanzaron en el uso intensivo de mano de obra poco calificada, que tiene una menor contribución en las actividades productivas y percibe ingresos bajos.

La ASF detalló que en 2010 un tercio de la población ocupada ganó sólo dos salarios mínimos, lo que ilustra la precarización del mercado laboral y se relaciona con los resultados de la medición de la pobreza 2010, publicados recientemente por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en los que se muestra que de 2008 a 2010, el número de pobres se incrementó 3.2 millones, al pasar de 48.8 a 52.

Cuestionó que las condiciones del mercado de trabajo han frenado los aumentos salariales y con ello el nivel del ingreso ha disminuido, lo cual coadyuva al incremento de la pobreza y que de no aplicarse medidas adecuadas, el bono demográfico no sólo se desperdiciará, sino que generará costos económicos y sociales, como mayores tasas de subempleo y desempleo, así como un aumento de la delincuencia, los conflictos y la migración.

Avanza aval para mantener ISR sobre el minisalario

Jesús Aranda
Periódico La Jornada
Martes 6 de septiembre de 2011, p. 15

El pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación inició ayer la discusión del amparo presentado en contra del artículo 177 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que no exenta del tributo a los trabajadores que reciban el salario mínimo. La mayoría se inclinó por validar la constitucionalidad de la norma. Los ministros aseguraron que el asunto trasciende la demanda –el pleno revisará otros cuatro asuntos con el mismo tema e impondrá un criterio obligatorio para toda autoridad–, en razón de que el tema central es la manera como el Congreso garantice el mínimo vital en el sistema tributario.

El ministro Arturo Zaldívar señaló que la Constitución prevé en diversos artículos ciertos parámetros en materia de dignidad humana. En este contexto, dijo, la proporcionalidad de los impuestos puede ser un referente de mínimo vital, pero nada más. Olga Sánchez Cordero argumentó también en favor del proyecto, al considerar que el derecho al mínimo vital trasciende la materia tributaria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario