02/09/2011

El desacierto más doloroso del gobierno es el abandono a la juventud, afirma el tricolor

PRI acusa al PAN de robar la paz y la tranquilidad a las familias mexicanas

Foto
Los priístas Beatriz Paredes, Carlos Ramírez y Francisco Rojas
participaron en la sesión que marca el inicio de los trabajos en San Lázaro
Foto Francisco Olvera


Andrea Becerril, Roberto Garduño y Enrique Méndez
Periódico La Jornada
Viernes 2 de septiembre de 2011, p. 17

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados acusó que después de diez años de gobernar, los panistas no se han dado cuenta que han destrozado al país, que nos han robado la paz y la tranquilidad a las familias, que todos los días mueren niños, jóvenes y adultos; madres solas y viudas.

Al concluir anoche la ronda de posturas de los partidos respecto del quinto Informe de gobierno de Felipe Calderón, la diputada Yolanda de la Torre Valdez respondió a la exigencia que previamente había hecho el Partido Acción Nacional (PAN), en el sentido de que cada partido se haga cargo de sus delincuentes políticos.

De la Torre Valdez exigió la renuncia inmediata de los funcionarios públicos que estén relacionados con actos de corrupción o colusión en casinos en Monterrey, Nuevo León, aunque se trate de hermanos, en referencia al alcalde panista de esa ciudad, Fernando Larrazabal, y la entrega de dinero a su hermano Jonás en casas de apuestas.

Aún así, la legisladora pidió al resto de las bancadas parlamentarias sumar en positivo, cuando el país requiere en este momento tanto de todos.

Refirió que, como parte de los acuerdos de su bancada para el periodo legislativo que inició ayer, el tricolor tiene entre sus objetivos destrabar las reformas a la Ley Federal del Trabajo y a la ley de seguridad nacional, pero sin admitir las presiones desde el Ejecutivo y otros grupos parlamentarios.

No aprobaremos, por consigna o bajo presión, leyes que impacten de manera permanente la vida de los mexicanos, sin someterlas a escrutinio, porque eso sería irresponsable, atajó.

El PRI, insistió, legislará con la responsabilidad que tiene de representar al pueblo de México y pugnará por los debates que no descalifiquen, sino privilegien el diálogo pero con respeto a las posiciones ideológicas.

Expuso que los priístas buscarán que se apruebe la reforma a la ley de seguridad nacional, pero con pleno respeto al marco constitucional, las convenciones internacionales y a los derechos humanos, pero también para dar certeza jurídica a la actuación del Ejecutivo, a los impartidores de justicia y a las fuerzas armadas, a las que se debe preparar su pronto retorno a sus actividades habituales.

Dijo que también se impulsará la votación de las reformas penales para calificar como grave el robo de hidrocarburos y la enajenación ilícita de combustibles, así como aprobar el dictamen de la ley contra el lavado de dinero, que ya fue aprobado por la Comisión de Hacienda, pero que aún está pendiente en la de Justicia.

Asimismo, cuestionó la ausencia de una política eficaz y el abandono a la juventud y que su talento se pierda en las calles y en la drogadicción. Su abandono es inaceptable y el desacierto más doloroso del gobierno, expresó.

Por su parte, al presentar la postura del Partido Verde, Alberto Emiliano Cinta planteó que aun cuando su grupo parlamentario reconoce la voluntad y el sacrificio del gobierno y fuerzas armadas, es momento de reconocer que la estrategia está equivocada.

Admite el sol azteca que estamos dejando un país deshecho

PRD plantea pacto entre los poderes para cambiar en 5 años la situación

Enrique Méndez, Roberto Garduño y Andrea Becerril
Periódico La Jornada
Viernes 2 de septiembre de 2011, p. 17

A nombre del Partido de la Revolución Democrática (PRD), la diputada Esthela Damián Peralta formuló un llamado al presidente Felipe Calderón a trabajar juntos, a fin de cambiar la realidad, para que en cinco años la historia sea diferente, y no tengamos un país deshecho por el crimen organizado.

Durante la sesión de apertura de los trabajos en la Cámara de Diputados y al fijar la postura de su grupo parlamentario, la legisladora convocó a todos los poderes a trabajar por México, y pidió abrir un espacio autocrítico para explicar a la sociedad en qué han fallado.

La diputada Damián Peralta recalcó que no sólo ha fallado el Ejecutivo federal a los ciudadanos. Le ha fallado el Poder Judicial. Y les hemos fallado aquí en el Congreso.

En igual tono agregó: hoy estamos en deuda, porque la sociedad no tiene lo mínimo indispensable para estar tranquila y segura en el lugar en donde se encuentra. Hoy sufrimos de la inseguridad en nuestras casas, en las escuelas, incluso cuando la gente se divierte en un partido de futbol o en algún casino. Inseguridad que lamentablemente ha costado miles de vidas.

Aludió a una gran deuda con los mexicanos. Nuestros padres nos dejaron un país habitable; es cierto, con muchas necesidades y carencias, pero se podía vivir en paz. Nosotros estamos dejando un país pulverizado, deshecho por la llamada guerra, por la falta de acuerdos, por la falta de reflexión, por anteponer otro intereses al del bienestar general. Cada uno de los poderes tiene sus propias prioridades y su propia agenda. No hay lugar de encuentro ni de acuerdo.

La diputada Damián Peralta hizo notar que la estrategia actual contra el crimen organizado no se ha hecho cargo de combatir eficazmente la impunidad y la corrupción, y es preocupante que el Estado está dejando zonas cada vez más amplias del territorio del país vulnerables”.

Asimismo, agregó, en general es grave el deterioro de la seguridad pública. Los índices de criminalidad e inseguridad se han incrementado sustancialmente. Las cifras son contundentes. De acuerdo con los informes de la Auditoría Superior de la Federación, el secuestro se incrementó 83.3 por ciento, los homicidios dolosos 33.9 por ciento, el robo con violencia 31.6 por ciento.

Ante la crisis, consideró, debiéramos llamar a la reflexión para firmar un gran pacto, sin colores, sin intereses partidistas, sin mezquindades. Un pacto, detalló, que permita incluir a amplios sectores de la sociedad, fundamentalmente a las clases vulnerables, a los jóvenes, a las mujeres y, sobre todo, a los más pobres de nuestro país.

Para el PRD, agregó, se requiere una nueva concepción sobre la seguridad pública, en la que como premisa fundamental se respeten los derechos humanos y se inhiba el problema de origen, que son la desigualdad, la falta de oportunidades y la fragmentación de la sociedad. Para lograrlo, detalló, su grupo parlamentario impulsará una serie de iniciativas, entre ellas una ley general de atención a los jóvenes, la ley de adicciones para atender familias con problemas en este tema y una ley de seguridad nacional que privilegie a los ciudadanos y respete garantías individuales y los derechos humanos.

Las componendas cupulares han sustituido a las normas democráticas

Violaciones a la legalidad interna, constante en el seno del PRD durante el pasado trienio

El desorden en el partido ha ocasionado llamados de atención del IFE y del TEPJF

Alma E. Muñoz
Periódico La Jornada
Viernes 2 de septiembre de 2011, p. 18

Si algo caracteriza al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en los pasados tres años, es que la toma de decisiones se da al margen de la legalidad interna.

Por encima de las normas prevalecen las componendas cupulares que responden a los intereses de las corrientes mayoritarias en el partido.

A partir de 2009, su dirigencia nacional ha incurrido en un sin número de irregularidades, de las cuales destacan la violación sistemática a los estatutos partidistas, y la celebración de asambleas con órganos de dirección que perdieron su vigencia hace alrededor de cuatro meses.

Sus dirigentes llegaron al extremo de no incluir en sus normas la figura de la Comisión Política Nacional (CPN). Tras ser advertidos por la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Federal Electoral (IFE) de esta irregularidad, resolvieron volver al esquema de Comité Ejecutivo Nacional (CEN) en su pasado congreso, cuya convocatoria también ya fue impugnada ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) por presunta ilegalidad, a raíz de que sus integrantes debieron dejar el cargo en abril.

El 13 de mayo del presente año, la instancia del IFE envió al representante del partido del sol azteca ante este órgano, Camerino Eleazar Márquez, un oficio donde le expuso que la figura no estaba incluida en la estructura orgánica del partido, por lo que no es posible proceder a su inscripción (tras la elección de sus integrantes un mes antes) en el respectivo libro de registro, aunque tomó nota de su integración.

En cuanto al secretariado nacional (electo también en abril), le planteó que el artículo 110 del estatuto indica que el CEN se integra, entre otros cargos, por diez secretarías y no por las 15 que le fueron presentadas. Más aún, le notificó que sólo dos coincidían en el nombre: la de relaciones internacionales y la de asuntos juveniles.

En virtud de lo anterior, esta dirección ejecutiva no cuenta con los elementos para proceder al registro de los integrantes de las secretarías mencionadas (13), en tanto no se nos aclaren cuáles son los motivos y fundamentos por los que no se integró el CEN conforme a lo dispuesto por los artículos relativos del estatuto y reglamento de comités ejecutivos del PRD.

Se hicieron las aclaraciones correspondientes, y para el 20 de agosto se procedió a votar el cambio, para volver a la figura de CEN.

El pasado 26 de agosto, el TEPJF ordenó a la dirigencia del partido renovar sus consejos y congresos nacionales, estatales y municipales, mediante la elección de sus militantes, antes del 15 de noviembre, por el término de su vigencia. Paradójicamente, la convocatoria para dichos comicios se aprobará este sábado en sesión de consejo nacional, previo acuerdo cupular.

La resolución se sustenta en el incumplimiento del partido para incorporar los cambios a la estructura perredista que fueron aprobados en el congreso nacional de 2009, cuando dirigía al partido Jesús Ortega.

En diciembre de ese año se aprobó una reforma a los documentos básicos, en la que destaca la renovación de órganos a partir de la elección de 157 mil 804 representantes seccionales; conformar comités de base seccionales y sectoriales que –se supone– son el pilar para la integración de las directivas municipales, estatales y nacionales.

Además, dichos comités, de cara al 2012, serían la base para la organización territorial del PRD, a fin de fortalecerlo en las casi 65 mil secciones electorales. Sólo que para instalar un comité se requiere un mínimo de cinco afiliados, y un reporte preliminar indicó –hace dos meses– que esto no sería posible porque 31 mil 132, registraban menos de cuatro militantes.

También se aprobó elaborar un nuevo padrón, tras las irregularidades e inconsistencias detectadas en el llamado histórico. El actual se mantiene en la meta mínima fijada, de poco más de un 1.7 millones de afiliados y reafiliados, que representa 25 por ciento del listado original.

Consejo tras consejo se fueron postergando los cambios, hasta llegar al congreso nacional del pasado 20 de agosto, donde se aprobó, por mayoría, una nueva ruta para postergar la renovación de dirigencias y órganos del partido hasta después de las elecciones federales de 2012. Incluía prorrogar la vigencia de consejos y congresos, lo que días después el TEPJF invalidó.

Ese congreso, que costó 12 millones de pesos, tuvo una fuerte carga de denuncias por parte de diversos perredistas por incumplir una serie de disposiciones, como sesionar más allá de su legalidad, y someter a votación una nueva reforma estatutaria sin entregar a los congresistas copia del documento que previamente consensuaron Nueva Izquierda, Izquierda Democrática Nacional y Alternativa Nacional. Los perredistas tuvieron que leer, a marchas forzadas, las propuestas de modificación a los estatutos en un proyector.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario