04/09/2011

Necesitan explicaciones realistas de lo que pasa, sin atemorizarlos, señala Save the Children

La violencia de este sexenio puede devastar a la niñez, alerta ONG

Foto
Acompañados de padres de familia y profesores, unos 300 niños marcharon por las calles de de Chilpancingo, Guerrero, para demandar una vida sin violencia en el estado. Imagen de archivoFoto Alejandrino González

Carolina Gómez Mena
Periódico La Jornada
Domingo 4 de septiembre de 2011, p. 32

La organización Save the Children aseguró que la violencia en el país, producto del combate al narcotráfico y de las acciones del crimen organizado, está afectando a los niños, particularmente en las entidades en las que la inseguridad se ha agudizado.

Araceli Borja Pérez, coordinadora nacional del Sistema de Protección Integral de Save The Children en México, señaló en entrevista que tanto la información que reciben los niños por los medios de comunicación, como cuando son testigos de hechos violentos e incluso al ser víctimas o tener parientes que han sido afectados por la situación los lastima, frustra, entristece y deprime.

También les puede impulsar a actuar de forma agresiva, porque perciben que no hay ley y no hay justicia, pero sí impunidad y en casos extremos les genera estrés postraumático.

Narró que en talleres que organiza Save the Children –agrupación con presencia en México desde hace 30 años– ha constatado que los menores necesitan explicaciones realistas de lo que ocurre en el país, aunque sin llegar a infundirles miedo, sobre todo a los más pequeños; más aún si habitan en los estados más azotados por la violencia.

Precisó que requieren ser escuchados, tanto en sus dudas como en sus propuestas, porque ellos tienen una mente crítica y sabiduría infantil, de la cual los adultos podemos aprender mucho, incluso para enfrentar circunstancias tan difíciles como las actuales.

La terapeuta familiar detalló que ser testigos de este grado de violencia no es fácil para nadie y menos para los niños; añadió que si a ello se suma la violencia familiar, entonces creamos una bomba.

De la depresión a la resiliencia

Señaló que las respuestas a esta situación varían en relación con la edad del infante, su entorno y su capacidad de procesar lo que acontece. Mientras unos pueden desarrollar depresión, estrés o miedo, a otros la repetición del fenómeno les hace indolentes y otros desarrollan resiliencia, la cual caracteriza al potencial que lleva a un desarrollo sicológico sano y hasta al éxito, pese a condiciones altamente desfavorables.

Manifestó que son los adolescentes los que en este entorno reciben más impacto, no sólo porque comprenden de mejor manera la situación, sino porque también están en mayor riesgo, porque es la edad más crítica, donde se empieza a plantear un futuro, cuando muchos desertan de sus estudios, buscan trabajo, y ahora vemos que en algunas entidades son obligados o incorporados al crimen... En esta etapa la violencia puede ser devastadora.

Sobre el hecho de que algunos menores estén siendo sumados a la delincuencia organizada y luego sean linchados en los medios por haber participado en actos violentos, como en el caso de El Ponchis, Borja y Nicolás Villa Thirion, también integrante de Save the Children –que opera en 124 países y en 15 estados del país, atendiendo a 230 mil menores– lamentaron el tratamiento dado a este tipo de información.

“Los niños no nacen malos como se intentó plantear en informaciones sobre El Ponchis, son las circunstancias las que los pueden cambiar”, indicó Villa Thirion, quien remarcó que es posible readaptar a un menor que ha delinquido, incluso en ese grado.

Borja comentó que existe la posibilidad de que aquellos que han vivido tan de cerca la violencia tomen el camino equivocado, pero insistió en que es el contexto el que lo puede determinar. La violencia es estructural ... se habla de estar creando monstruos, pero los estamos creando nosotros, esta situación... pero también muchos son esperanzadores, estan seguros que las cosas pueden cambiar y que deben empezar a hacerlo a través de ellos.

Sobre la reciente recomendación del presidente Felipe Calderón a niños beneficiarios de becas, a los que pidió que no se alarmaran por la violencia en el país, sostuvo que se hacen esfuerzos para remediarla, Borja sostuvo que el gobierno federal tiene la obligación, pues signó la Convención de los Derechos de los Niños, de protegerlos de todas las situaciones de violencia y en tal sentido dijo que la administración debe emprender reformas legales, aumentar la inversión en la niñez y crear un órgano rector de la política dirigida a la infancia, que haga diagnósticos y trabaje para el sector con presupuestos suficientes. Consideró que lo ideal es que sea de nivel de secretaría de Estado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario