07/10/2011

El pleno del Senado da primera lectura al dictamen sobre la nueva Ley de Amparo


Ante la tentación autoritaria, la apuesta debe ser por derechos humanos: Zaldívar

No hay vacío legal

Foto
Imagen de la sesión plenaria en el Senado, donde se dio primera lectura al dictamen sobre la Ley de AmparoFoto José Antonio López

Jesús Aranda
Periódico La Jornada
Viernes 7 de octubre de 2011, p. 16

El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea aseveró que la única salida, el único camino para que los mexicanos recuperemos la paz y la concordia que tanto añoramos, es apostar por los derechos humanos y su protección.

Al dictar ayer una conferencia magistral durante el seminario Reformas Constitucionales y Legales en Materia de Amparo y Derechos Humanos, Zaldívar aseveró que el Estado tiene la obligación de ser eficaz en sus funciones, pero con absoluto respeto a los derechos humanos.

En el encuentro organizado por la Barra Mexicana Colegio de Abogados, el ministro añadió que frente a la tentación del autoritarismo, los mexicanos hemos optado por la salida de los derechos humanos en razón de que, no hay problema alguno que justifique avasallar las garantías fundamentales.

En el contexto de la discusión en el Congreso de la nueva Ley de Amparo, el ministro del máximo tribunal comentó que ante la falta de la legislación que reglamente la reforma constitucional en la materia, no podemos hablar de que hay un vacío jurídico que deja sin protección a las personas en la defensa de sus derechos.

Se trata de un tema tan delicado que el Poder Legislativo se tiene que tomar el tiempo necesario para contra no sólo con una Ley de Amparo, sino con la mejor Ley de Amparo posible.

En tanto, precisó, la Corte dará las herramientas necesarias para generar los menos problemas posibles a los justiciables y también a los juzgadores, lo cual se llevará a cabo mediante la expedición de acuerdos generales para ir adaptando el funcionamiento de la SCJN a esta nueva normatividad.

Para evitar la impresión de que la Corte esta legislando ante la falta de la nueva ley, Zaldívar señaló que el máximo tribunal es respetuoso del Poder Legislativo, como siempre lo ha sido y no podría ser diferente, pero es responsable de la parte que a nosotros nos corresponde.

Comentó también que espera que la nueva norma que está a discusión actualmente en el Senado convierta al amparo en un instrumento eficaz, expedito y sencillo, que cualquier abogado medianamente preparado pueda llevar con éxito.

Que el juicio de amparo privilegie el ejercicio de los derechos frente al ejercicio del poder, ya que éste debe ser limitado siempre por los garantías fundamentales, dijo, y apuntó que desde su perspectiva, la nueva legislación no debe establecer en qué materias procede la suspensión y en cuáles no, por lo que se pronunció por que sea el juez de la causa quien determine en qué momento debe poner freno a la arbitrariedad.

Siempre ha sostenido, aseveró, que no es sano establecer materiales en las que no hay suspensión, porque en muchas ocasiones, si no hay suspensión del acto reclamado en un juicio de amparo, lo que sucede es que el amparo pierde toda utilidad.

Desencuentro ficticio entre el Congreso y la Corte: Tomás Torres

Andrea Becerril y Víctor Ballinas

Después del diferendo con la Suprema Corte de Justicia de la Nación por el retraso en la aprobación de la ley reglamentaria de la reforma constitucional en materia de amparo, ayer finalmente se presentó el dictamen ante el pleno del Senado y quedó en primera lectura.

El presidente de la Comisión de Gobernación, el priísta Jesús Murillo Karam, dijo que se trata de una legislación trascendente, que tiene que ver con el principal instrumento para la protección de los derechos humanos.

Sostuvo que se trata de una buena ley, que nos vuelve a poner a la vanguardia y requerirá de un debate muy largo e intenso.

Murillo recalcó que para preparar esa nueva Ley de Amparo, reglamentaria de los artículos 103 y 197 constitucionales, se reunieron con jueces, magistrados, ministros, académicos, litigantes y autoridades del gobierno federal, a fin de desarrollar una legislación complicada y muy técnica.

Al respecto, el presidente de la Comisión de Estudios Legislativos Segunda, el perredista Tomás Torres, advirtió: No podemos caer en la precipitación, por un desencuentro político ficticio entre la Suprema Corte y el Congreso.

Agregó que se trata de la reina madre de las leyes procesales en México y por ello debe cuidarse y preservarse como un patrimonio intangible y fundamental de la armonía mexicana.

Torres detalló que aunque se presentó ya el dictamen, todavía hay observaciones a varios artículos que tienen que ver con las dos modificaciones centrales, que son el establecimiento del interés legítimo, con el propósito de que parientes de víctimas de alguna violación de derechos o terceros perjudicados puedan interponer también amparos.

El senador del PAN Ricardo García Cervantes expuso, por su parte, que a la discusión del próximo martes, ante el pleno, llevará varias reservas, relativas a la posibilidad de que se presenten amparos contra particulares.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario