13/10/2011

La iniciativa extiende a los jueces la posibilidad de legislar, sostiene Pablo Gómez



Mal hecha y abusiva, la reforma a Ley de Amparo, denuncian senadores

Andrea Becerril
Periódico La Jornada
Jueves 13 de octubre de 2011, p. 13

La nueva Ley de Amparo que se discute en el Senado está muy mal hecha, da demasiado poder a los jueces, a quienes extiende incluso la facultad de legislar, advirtió el senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) Pablo Gómez. Denunció que parte de esa legislación fue elaborada por la Consejería Jurídica de la Presidencia y por ministros de la Corte, para tener más poder.

Dijo que el cambio que se aprobó en el pleno del Senado, el martes pasado, en materia de amparo agrario, legaliza el despojo de tierras y que, además, hay otro cambio en esa materia, que perjudica a ejidos y comunidades agrarias, a las que deja a merced de la voracidad de fraccionadores y desarrolladores.

Se trata del artículo 126, que hoy se discutirá, ya que es uno de los reservados que falta por debatir y votar. Del mismo se eliminó el otorgamiento de suspensiones, por oficio, en caso de juicios agrarios. Ello significa, explicó, que si se expropian tierras ejidales para, por ejemplo, construir un aeropuerto, el juez decidirá si otorga la suspensión a los ejidatarios o deja correr la obra, hasta que concluya el juicio de amparo.

De esa forma, sostuvo, el despojo a los ejidatarios será un hecho consumado y no quedará más que la indemnización.

Por separado, el también perredista Tomás Torres resaltó que en materia laboral, agraria y las más importante, que es la integridad y la vida de los gobernados, esta nueva ley da discrecionalidad plena al Poder Judicial federal.

Los lineamientos ya no estarán en la ley, sino en la concepción jurídica y política de los jueces y del Poder Judicial, que tendrá manga ancha para la interpretación de las nuevas disposiciones en materia de amparo.

Coincidió con el senador Gómez en que la modificación que en la sesión del martes se hizo a la fracción tercera del artículo 17, al imponer plazo –de siete años– para que ejidatarios y comuneros puedan ampararse ante afectaciones de tierras, desvirtúan principios ligados a la clase campesina y da pie al despojo de tierras desde la ley.

El senador Gómez Álvarez relató que en la discusión del martes pasado, él le pasó la propuesta al priísta Heladio Ramírez, ex presidente de la Confederación Nacional Campesina, para que se eliminara esa modificación y se dejara la disposición actual de que el amparo agrario por afectación de tierras procede en cualquier momento.

Deploró que Ramírez hizo suya la propuesta, pero después la retiró. El paso del tiempo no puede legalizar ningún despojo, ese es un principio que en materia agraria debemos mantenerse, porque la etapa del reparto ya acabó y lo que tenemos ahora es el proceso contrario, la acción de los particulares para volverse a apoderar de las tierras ejidales y comunales.

Recordó que el movimiento campesino siempre exigió que no prescribiera el derecho de los núcleos de población en ejidos y comunidades para recurrir al amparo, pero ahora tiene mucha prisa para que prescriba ese derecho frente a los atropellos de que son víctimas, porque los comisariados ejidales son comprados por los inversionistas, los fraccionadores, los desarrolladores.

Durante la sesión de hoy, dijo, estará nuevamente a discusión el amparo agrario. Insistirá, dijo, en que se modifique el artículo 126, para que la suspensión en caso de solicitud de amparo de comunidades y ejidos, sea obligatoria y el juez la deba conceder inmediatamente, como está en la ley actual.

Insistió: Esto de que la nueva ley de amparo es una maravilla no es cierto. Hay una serie de cosas que están en la ley vigente que mal que bien funcionan, y que están rasurando, y muchas definiciones están siendo eliminadas para que sean los jueces los que impongan su criterio.

Por su parte, el senador Torres consideró que seguramente el senador del Partido Acción Nacional (PAN) que en la sesión del martes argumentó que con la posibilidad de presentar en cualquier momento la demanda de amparo por afectación de tierras ejidales y comunales se beneficia a leguleyos que obtienen indemni- zaciones millonarias del Estado, no se dio cuenta del significado de tal alusión, ya que esos leguleyos son renombrados abogados panistas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario